,

No oigo a los niños jugar

No oigo a los niños jugar, de Mónica Rouanet

«No oigo a los niños jugar» es la última novela escrita, hasta ahora, por Monica Rouanet

El título y la portada me invitaban a no dejar pasar por alto esta novela y leerla cuanto antes. Me alegro de haberlo hecho.

Alma es ingresada en una clínica psiquiátrica tras haber sufrido un grave accidente y sufrir shock postraumático. Allí hará su tratamiento junto a otros jóvenes con diversas patologías. Al principio Alma no muestra interés alguno por sus compañeros pero, después, comienza a entablar relación con ellos y esto nos permitirá conocer a los otros habitantes de la clínica: la que va marcando tacones por donde va, aunque sea con chandal, el que cree que alguien nos controla…

No oigo a los niños jugar, de Mónica Rouanet

Hay otros habitantes diferentes en la clínica y Alma parece que es la única que los ve. Dos niños de corta edad se encuentran con ella en numerosas ocasiones y entabla conversación con ellos. Incluso se dejan mensajes. Lo extraño es que en ese edificio no hay niños.

Alma comienza a desentrañar secretos que mantiene ocultos la vieja construcción donde hoy se encuentra la clínica psiquiátrica.

Tiempo atrás, el edificio había sido una «escuela para sordos». Lo que allí reinaba era el silencio y lo que más ruido hacía eran los movimientos de los niños que había allí. Entre estos niños estaban los olvidados, aquellos que no eran recogidos por nadie los fines de semana, ni tampoco durante las vacaciones; los que formaron una familia junto a Mama Luisa, una de las cuidadoras de estos pequeños.

Mónica Rouanet nos describe, con una altísima delicadeza, la forma de vida de esos dos grupos de personas que por un u otro motivo han sido excluidos de la sociedad. Nos encontraremos con las vidas truncadas de adolescentes que quieren seguir con su vida tal y como son. También con niños que sufren una sordera que les impide comunicarse con facilidad. La soledad o el abandono son dos de los temas que Mónica toca en estas páginas.

Debo decir que esta novela me ha gustado mucho. Me ha mantenido con un nudo en la garganta que me ha sido difícil deshacer. Mi hermano era sordo y también fue a una escuela para sordos a aprender ebanistería. Mi ciudad es pequeña y no había esas posibilidades para salir de la oscuridad sonora y por ello marchó a Valladolid.  Cuando regresó a casa yo no le conocía y él nunca volvió a esa escuela…

Mónica Rouanet nos describe, con una altísima delicadeza, la forma de vida de esos dos grupos de personas que por un u otro motivo han sido excluidos de la sociedad.

Afortunadamente los tiempos han cambiado. Los niños que sufren hipoacusia están muy integrados en las escuelas de primaria y, aún teniendo muchas dificultades, son queridos y enseñados.

«No oigo a los niños jugar» es una novela fascinante, atractiva y que te mantiene en tensión en todo momento. Pero, sobre todo, esa atmósfera misteriosa que nos rodea desde el principio es la que va a hacer que permanezcamos sentados hasta que terminemos sus páginas.

Roca Editorial nos ofrece las primeras páginas de la novela aquí para los que queráis conocer un poco más sobre ella.

Mónica Rouanet

Mónica Rouanet nació en Alicante y desde los siete años vive en Madrid, donde estudió Filosofía y Letras. Especializada en Pedagogía por la Universidad Pontificia de Comillas, posteriormente cursó estudios de Psicología en la UNED. Desde hace más de diez años atiende a personas en riesgo y dificultad social.

FICHA TÉCNICA
Portada Título No oigo a los niños jugar
Autor Mónica Rouanet
Editorial Roca Editorial
Páginas 300
Año de edición 05/2021
Precio 18,90€ Cartoné / 7,99€ eBook
ISBN 9788418417283

 


Fuente de la imagen de Mónica Rouanet: rocalibros.com


Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 comentario