, ,

La sinfonía del tiempo

«La sinfonía del tiempo» sale el próximo 1 de marzo a la venta y no quiero llegar tarde para convenceros para que vayáis a la librería y os hagáis con un ejemplar de la nueva novela de Álvaro Arbina.

Arnaud pierde a su madre en su nacimiento y su padre se lo lleva a vivir con él y con su esposa, si, Arnaud es un bastardo. Su infancia discurrirá entre la presencia de un hermano mayor, Gabriel, este si, fruto del matrimonio y heredero, una madrastra que en realidad es una arpía y un padre que le adora igual que adoró a su madre. Cuando el padre no está ausente pasa su tiempo con su hijo y le enseña a querer saber, como le prometió a la difunta madre del muchacho. Los chantajes económicos que la arpía hace al aita de Arnaud sirven para que su hermano estudie en Inglaterra mientras él aprende un oficio en España que le sea útil al negocio de la familia. Una España esta revuelta y que, sin embargo, quiere salir adelante sin poder. En este marco histórico, el muchacho se verá luchando en la segunda guerra Carlista mientras el hermano está en Cuba con su tío, aprendiendo a llevar una empresa. Arnaud es la víctima del pecado del padre y su madrastra se lo hace saber continuamente con sus actos y chantajes al progenitor, quien no tiene otra salida que ceder a todo lo que su esposa ordena o sugiere. Mientras tanto, Arnaud intenta vivir, se enamora y hace lo que cualquier persona, siempre que le dejan.

La sinfonía del tiempo, de Álvaro ArbinaAño 1914, Londres, allí Elsa Craig espera el regreso de su marido que, supuestamente, marchó a Paris a vender sus cuadros pero del que nadie sabe nada. Elsa está embarazada y todo indica un abandono. Deja su trabajo como escritora en un periódico londinense y comienza a seguir unas pistas que van apareciendo en su camino. Estas conducen a la costa Cantábrica, hasta Villa Zulueta, su residencia de soltera cuando vivía con sus padres, Gabriel y Amelia. Allí buscará a su marido y a su pasado, porque este no es el que parece.

Las dos historias se unen de una forma mágica, tan misteriosa como el armario del tiempo que está en la casa vieja y donde Elsa recibe misivas y fotos del pasado y que dará forma a toda esta trama. La atmósfera es prodigiosa. Descubrimos a un Álvaro Arbina convertido en Dickens, al describir las condiciones de los trabajadores de los astilleros vascos y las vidas de sus familias. Un ambiente oscuro, triste y deforme en el que respiraremos el dolor y las necesidades de estos personajes secundarios.

Respiraremos la sal del mar, única sirena que enamora y atrapa a los hombres que se echan a ella. Pasaremos miedo en las trincheras de esa Guerra Civil, que lo fue hasta que vino otra, y en la que perdieron la vida muchos hombres que luchaban por el fin de otros, no por el suyo. Pero, sobre todo, veremos el brillo de una época que tuvo esplendor y gloria propia, una época de descubrimientos que han llegado a día de hoy, una época en que los inventos se sucedían. Es la época del acero, del telégrafo, de la radioactividad, de la perfección de la fotografía, de las exposiciones universales… Una época que se sucedió muy deprisa y en la que sólo los válidos podían seguirla.

En esta novela también veremos varias guerras y es que el siglo XIX tiene muchas batallas que algunos hemos olvidado: Guerras Carlistas, Guerra de los Boers, Guerra de Cuba…  y sus motivos y consecuencias: Isabel II tiene que huir de España, Amadeo de Saboya vendrá a reinar sin ser heredero ni ser querido, la estrella de Sudáfrica, el primer diamante que es el culpable de que se conociera la existencia de ellos en África, las plantaciones de Cuba y sus esclavos, la pérdida de las últimas colonias españolas…

 

Una historia llena de intriga, fantasmas, avances, retrasos, memoria… es una joya de las buenas.

 

Mi opinión personal no puede ser más positiva. Si Álvaro Arbina nos enamoró con «La mujer del reloj», su ópera prima, con «La sinfonía del tiempo» nos hechiza. En su momento pensé que no podía escribir nada mejor que aquella historia que nos trasladaba a la Guerra de la Independencia y, hoy, me pregunto cómo pude pensar aquello de un autor tan joven y que aún tiene tanto que darnos. Con su nueva novela Álvaro Arbina muestra una madurez muy impropia en un autor de su edad. Ha escrito una novela redonda. Una historia llena de intriga, fantasmas, avances, retrasos, memoria… es una joya de las buenas. Sin duda dará mucho que hablar este año porque, como ya os dicho, «La sinfonía del tiempo» es una maravilla, una novela para quitarse el sombrero. Una historia con sorpresas en cada página, con misterio a lo largo de toda ella. Es, en fin, una sinfonía de historias que sonará muy bien.

Muchas frases para apuntarse pero os comparto una para pensar:

” Jamás aprenderemos del pasado. La memoria es olvidadiza”

Y una banda sonora:

 

Álvaro Arbina Álvaro Arbina (1990, Vitoria-Gasteiz) es arquitecto. Con solo veinticuatro años escribió La mujer del reloj, un absorbente thriller histórico que permaneció durante meses en las listas de más vendidos. Con su segunda novela, La sinfonía del tiempo, se consolida como uno de los grandes contadores de historias de nuestro tiempo.

FICHA TÉCNICA
Portada Título La sinfonía del tiempo
Autor Álvaro Arbina
Editorial Ediciones B
Páginas 560
Año de edición 03/2018
Precio 21,90€ Cartoné / 9,99€ eBook
ISBN 978-84-666-6276-5


Fuente de la imagen de Álvaro Arbina: Twitter del autor.


Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

13 comentarios
  1. Bego
    Bego Dice:

    Hola bombón, explícame a mi como voy a hacer yo para entrar en este blog y no marcharme con el deseo irrefrenable de comprarme cualquiera de los libros que tu recomiendas…ale, otros dos libros que estoy deseando comprar o tomar prestados o incluso estoy valorando la opción de mangárselos a alguien…jajaja…Ale, que yo no conocía a este autor y ahora por tu culpa estoy deseando leer algo del…de verdad, eres de lo peor Eva…de lo peor¡¡ Besazos corazón¡¡

    Responder
  2. Mª Ángeles Bk
    Mª Ángeles Bk Dice:

    Yo no he querido leer tu reseña hasta haber terminado la mía para no contaminarme, jajaja. Publicaré mañana. Coincidimos casi en todo. Yo le he encontrado un poco de exceso de documentación sobre la inestabilidad política en España con las guerras Carlistas pero por lo demás me ha parecido una historia impecable por prosa, trama y la cantidad de temas que aborda que me han resultado de lo más instructivos.
    Besos

    Responder
  3. Raquel Gonzalez Gomez
    Raquel Gonzalez Gomez Dice:

    Halaaaaaaaaa, tiene muy buena pinta, me ha encantado tu reseña tan detallada, con banda sonora y todo, qué guay, la verdad es que la trama tiene que ser muy interesante, y ya me cae fatal la madrasta sólo con leer tu reseña jajajaja. A ver si tengo suerte y me toca en tu sorteo! Gracias!

    Responder
  4. Domiar
    Domiar Dice:

    Hola Eva.
    Esperaré a ver si hay suerte y me toca, Si no, tendré que pasar por caja, que después de leer tu reseña me apetece mucho este libro. Tampoco he leído el anterior, a ver si sale pronto en bolsillo.

    Un beso.

    Responder
  5. Montse Martín
    Montse Martín Dice:

    Hola, Eva:
    Lo iba a leer porque me encantó la primera, pero ahora, por tu culpa, no podré vivir hasta mañana por la noche después de las doce, que es cuando lo podré descargar.
    Siempre pones pasión en tus reseñas, pero hoy te has salido.
    Un besote.

    Responder
  6. Marisa G.
    Marisa G. Dice:

    No he leído nada del autor pero esta novela podría ser un buen momento para conocerlo. Me encanta la cubierta – que sí, que es algo muy superficial pero me suelen llamar la atención-, y el argumento parece tener todos esos elementos dispares que consiguen que la historia te enganche, sobre todo la historia de Elsa. No me importaría leerlo. Besos

    Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Si aún no has leído la reseña en el blog, puedes hacerlo pinchando aquí. […]