Hasta luego, hermano

Eloy

Te has marchado. Me has dejado. Nos quedaban pasteles por comer, chinos por pedir y arroces que tomarnos en la caleta, pero te has marchado para siempre aunque, según se dice, nada es para siempre y estoy segura de que algún día me recibirás con los brazos abiertos, me besarás, me pincharás con la barba y yo te diré que te afeites, y sonreiremos al vernos de nuevo.

No estás sólo, papá y mamá te recibieron a ti. Al primero llevabas once años sin verle, a la segunda no llegaba a tres pero seguro que el encuentro fue emocionante. Estás muy bien acompañado. Vinieron a por ti y tú te fuiste sin pensarlo, dejándome sola y hundida.

Hace 30 días me escribiste un whatssap a la cuatro de la tarde diciéndome: Eloy pupa mucha, fuimos a recogerte y te llevamos al hospital y allí comenzó tu calvario, tu semana de pasión y tu muerte cuando los cristianos celebramos la Pascua de Resurreción. Algo tiene que significar eso ¿no?

Esa Ela, esa maldita Ela que primero se llevó a nuestra tía y que lleva dos años y medio llevándose a nuestra hermana te arrancó de nuestras vidas en sólo 29 días, o eso dicen. ¡Qué vacio tan grande dejas! ¡Que difícil va a ser llenarlo!

Viviste una vida donde el silencio imperaba, tu sordomudez te cerró muchas puertas. Naciste antes de tiempo y aquella sociedad que hoy, en parte se mantiene, hizo que fueras un incomprendido. Te llamaron cosas terribles: mudaco, mudito, tonto, subnormal, incapacitado… tú de tonto tenías poco, tu inteligencia era bastante superior a la del resto de hermanos pero nunca pudiste demostrarlo. No has tenido una vida fácil y tu muerte ha sido difícil, dolorosa y dura por eso ya estás en un sitio mejor donde, como dijo el profeta Isaias:

Entonces los ciegos verán
   y los sordos oirán.
Los cojos saltarán como venados
   y los mudos cantarán de alegría.
   Porque brotará agua en la tierra seca
   y manantiales en el desierto.
La arena ardiente se convertirá en un lago
   y la tierra seca en fuentes de aguas.
   La guarida de descanso para chacales,
   se convertirá en juncos y cañas.

Allí donde estás ahora y donde nos estás esperando ya no tendrás dificultades para comunicarte, ni tampoco para que te entiendan. La vida te ha tratado mal, la eternidad será tu gloria.

Nos has dejado solos, huérfanos. Tus hermanos y sobrinos te lloramos y te necesitamos pero, estoy segura de que allí arriba cuidarás de nosotros, de tu pequeño sobrino al que decías malo, malo pero al que adorabas. Qué difícil va a ser decirle que ya no vendrás a casa los domingos y que ya no le harás de rabiar, que difícil. Pero no sólo quedamos huérfanos nosotros. Tu barrio, El Perchel también llora tu perdida, siempre tenías una sonrisa para todos tus vecinos, todos te recuerdan con el perrillo paseando por las calles, eras alguien necesario allí porque, a pesar de tu discapacidad te comunicabas con todos y todos te querían. Adorabas ir al balonmano, te enfadaste muchísimo cuando el balonmano Ciudad Real se convirtió en Atlético de Madrid y se fue de aquí, te enfadabas cuando tu Athletic de Bilbao perdía (que era frecuentemente, para qué nos vamos a engañar), pero aplaudías las victoria de mi atlético de Madrid.

¡Ay, hermano! ¡Cuanto te voy a echar de menos!

 

Eloy

Eloy
Eloy


Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Participa y deja un comentario

20 comentarios
  1. bibliobulimica
    bibliobulimica Dice:

    Mi querida Eva: vaya hasta allá un abrazo porque no hay palabras. Que bonito todo lo que dejó en ustedes, y el amor que conocieron a través de él. Abrazo fuerte, fuerte, fuertísimo.

    Responder
  2. Domiar
    Domiar Dice:

    Preciosas tus palabras Eva, quédate con todos los bonitos recuerdos que te unirán siempre a él y seguro que dónde esté cuidará siempre de ti y de los tuyos. Un enorme abrazo y toda la fuerza del mundo.

    Responder
  3. Francisco Moroz
    Francisco Moroz Dice:

    Tus sentimientos a flor de piel son hermosos, el mejor regalo que se llevó tu hermano, el recuerdo de los suyos que le quisieron tanto.
    Yo perdí a mi padre hace un mes y comprendo que la perdida es dolorosa. deja cicatrices, pero también los bonitos recuerdos compartidos con esos seres tan especiales que nos acompañaron durante un trecho de nuestra vida.
    …Y los muertos resucitarán.
    Como hermano en la fe te abrazo.

    Responder
  4. Mª Ángeles Bk
    Mª Ángeles Bk Dice:

    Cuánto lo siento, Eva. Me dejaste loca el otro día con tu comentario en Facebook. Preferí dejarte tranquila un tiempo, para que te mejoraras, si es que se puede una mejorar de esto.
    Un abrazo fortísimo.

    Responder
  5. Joaquin Aznar Mendiola
    Joaquin Aznar Mendiola Dice:

    No se puede decir mejor, que gran recuerdo, que doloroso y que preciosidad de sentimientos plasmados para que conociéramos a tu querido hermano, un fuerte abrazo.

    Responder
  6. La Isla de las Mil Palabras
    La Isla de las Mil Palabras Dice:

    Intensas y hermosas palabras para despedir a alguien tan querido. Sobran las mías, solo decirte que aquí estoy para lo que necesites. Es muy duro. Un abrazo enorme

    Responder
  7. Pascual
    Pascual Dice:

    Si bien te conozco solamente a través de tu publicación, quiero expresarte mi más sentida condolencia por tu perdida. Bellísimas palabras para despedir a un ser querido. Un abrazo

    Responder
  8. Bibi (Quilu)
    Bibi (Quilu) Dice:

    Bellísimas palabras para despedir a tu hermano, Eva. Un gran hermano, sin lugar a dudas. Te mando el mayor abrazo que puedo darte y un gran beso. Y como te dije el otro dia, aquí me tienes.

    Responder
  9. Esperanza Prieto
    Esperanza Prieto Dice:

    Q duro, Eva, le has dedicado unas palabras preciosas, con todo el amor de una hermana. Te queda la dicha y alegría de haber disfrutado una vida con él. Ahora está en un sitio mejor. Un abrazo fuerte,
    Esperanza

    Responder