Riña de gatos. Madrid 1936

Como creo que ya sabéis, mi relación con Eduardo Mendoza siempre ha sido una relación de amor-odio. Desde aquel misterio de la cripta embrujada que leí siendo adolescente, he de reconocer que lo poco que he leído de este autor no me ha convencido en absoluto. Creo que lo leído ha sido flojo para la valía que el tiene. Ahora, con Riña de gatos, libro que viene abalado con la concesión del último premio planeta, me he quitado la espina que tenía clavada con Eduardo Mendoza.

El autor describe, en mi opinión muy acertadamente, el ambiente de la España pre-guerrra civil. Desde esos momentos de taberna donde se hablaba de toros (aunque no os lo creáis en Barcelona también se hablaba de toros), hasta las broncas, que en demasiadas ocasiones llegaban más allá de las palabras, entre los miembros de las dos Españas. Haciendo uso de su gran sentido de la ironia, Eduardo Mendoza también utiliza el esperpento en determinadas situaciones como por ejemplo las que se crean en torno a la familia de la prostituta que frecuenta el protagonista de esta excelente novela.

Anthony Whitelands es un experto en arte español que se traslada hasta Madrid para autentificar un cuadro que parece ser que es un Velázquez aún desconocido. El inglés pecará de ingenuo y de inocente en una España que está de vuelta de muchas cosas, en otras la picaresca y el engaño. Se las verá con aspirantes a dictadores, con señoritos que, enterados de todo, se plantean la huida del país, con damiselas que de damas tienen poco y con servicios secretos, tanto británicos como españoles.

En estas novela, el autor hace una continua declaración de amor al gran pintor sevillano Velázquez, artista al que yo también adoro desde que una valiente profesora de historia del arte, se atrevió a soltar en el Prado a un grupo de adolescentes que exudaba revolucionadas hormonas por cada poro de sus cuerpos, con motivo de la exposición que se hizo de este pintor allá por el año 1990. Mendoza hace gala del conocimiento de este artista citando varias de sus obras, entre las que destaca la Venus del espejo, cuya modelo parece ser la misma que posa en ese cuadro imaginario que Anthony Whitelands tiene que autentificar.

En fin, para mi esta novela ha supuesto una agradable sorpresa. Una visión muy acorde con mis pensamientos sobre aquellos hechos que acaecieron antes de la guerra civil y que condujeron inevitablemente a este maquiavéilco conflicto. Si aún no la habéis leído, os la recomiendo.

TÍTULO: Riña de gatos. Madrid 1936
AUTOR: Eduardo Mendoza
PÁGINAS: 432
EDITORIAL: Planeta
AÑO DE EDICIÓN: 2010
PRECIO: Cartoné 21,50€ y bolsillo 12, 95 €

Te puede interesar:



 

 


Si deseas recibir cómodamente más artículos como este puedes suscribirte por correo electrónico pinchando aquí

o también puedes seguirme a través de Bloglovin':
Sígueme en Bloglovin


20 pensamientos en “Riña de gatos. Madrid 1936”

  1. Yo he leído ambas, Ricardo, pero me han gustado menos que ésta.
    La verdad sobre el caso Savolta me gustó algo más, pero me parecía que tenía un ambiente oscuro y opresivo.
    La ciudad de los prodigios no estuvo mal, pero creo que para el que no conozca Barcelona es un poco liosa. Yo conozco un poco esta ciudad y algunas veces me perdía entre los lugares que menciona. Quizá por eso me ha gustado más Riña de Gatos. Toda mi vida he vivido en Madrid y así he podido acompañar mentalmente al protagonista por calles, edificios y locales.
    Esto hace que te identifiques más con la historia y los protagonistas y resulte más grata la lectura. Al menos a mí me ocurre así.
    Un saludo.
    Un salduo.

  2. Es curioso que no mencione nadie las dos, en mi opinión,mejores novelas de Mendoza “la verdad sobre el caso savolta” y la ciudad de los prodigios”.Esta riña de gatos esta muy bién pero no llega a la altura de las dos mencionadas.

  3. Tengo muchas ganas de leer ‘Riña de gatos’ y creo que me has convencido. Además, ahora ha salido en bolsillo. Puede que cuando me desatasque le de la oportunidad. Ya sabes que me encantan los libros que hablan de Guerra Civil.
    ¡Muchos besos!

  4. Leí El misterio de la cripta embrujada en el instituto y me gustó mucho, lo he releído muchas veces. El asombroso viaje de Pomponio Flato no me gustó, no me reí nada pero a este le tengo muchas ganas. Muchos besos, me alegro de que hayas disfrutado tanto de la lectura.

Participa y deja un comentario