Oro ciego

oro-ciego-portada“Más se perdió en la guerra y vinieron cantando”. Guerra de Cuba, 1898. ésta es la época en la que la novela que os traigo hoy está basada.

Alex Pashinantra, es un joven cubano de ascendencia hindú que acaba alistado en el ejército mambí, (para quién no sepa qué es eso, como fue mi caso, les explico: los mambises son los soldados cubanos que lucharon contra España en la contienda de 1895-1898.)

Antes de llegar al ejército es detenido por los españoles y conducido hasta una fosa en Lagunillas, una fosa que viene a ser un campo de concentración tal y como los conocemos ahora. Allí los horrores más dantescos se repiten una y otra vez, prefiero no dar ejemplos que revolverían el estómago del más duro. Cuando consigue salir de allí es cuando lo alistan en el ejército mambí.

En su periplo en el ejército, Alex conoce a Luis, el cocinero del regimiento y se convierte en su pinche. Tras una salida poco afortunada en busca de comida son apresados por los españoles y se les condena a pena de muerte. Salen de este bache, atribuyéndole el milagro a San Ignacio de Loyola, así huyen ambos cocineros con el fin de llegar a La Habana y encontrar a Berisa, un primo de Alex para que les preste dinero y puedan poner una fonda. Nada más lejos de la verdad, allí se encuentran metidos en un lio soberano y salen huyendo de mala manera junto con el primo a la búsqueda de una mina de oro custodiada por unos perros mastines ciegos. Allí conocerán a una familia que les traerá más desdichas que alegrías, pero yo no seguiré contando.

Soldados cubanos en la guerra de 1898. Foto tomada de wikipedia
Soldados cubanos en la guerra de 1898. Foto tomada de wikipedia

Lo bueno de la novela, se lee bien, está muy centrada desde el punto de vista histórico. Para los que somos españoles, creo en mi opinión, que se nos quitará esa imagen romántica de aquella guerra que fue cruel como pocas, se utilizó mucho el cuerpo a cuerpo y el arma preferida (por falta de municiones) era el machete.

Lo malo, uyyyy, en primer lugar cuando quiera leer una novela erótica creo que me compraré una de la sonrisa vertical, me sobra el sexo que tan explícitamente detallado aparece en numerosas ocasiones en la novela. El calor pegajoso del trópico lo sientes en tu cuerpo mientras lees fragmentos de las crueldades y aberraciones que aparecen en la novela. Incestos, trios sexuales, violaciones… demasiado horror para una sola novela.

Pero en resumen debo decir que es una buena novela aunque para mí sea muy dura. Una novela de aventuras llena de desventuras que a mí no me ha permitido pararme ni un momento de picada que me tenía. Pero eso sí, un final cuanto menos sorprendente.


Si deseas recibir cómodamente más artículos como este puedes suscribirte por correo electrónico pinchando aquí

o también puedes seguirme a través de Bloglovin':
Sígueme en Bloglovin


5 pensamientos en “Oro ciego”

  1. Hola Eva. Pues me gusta el argumento pero la verdad es que si es tan dura como dices creo que me la guardaré para otro momento. El título es muy parecido a otro que yo me leí claro que no tienen nada que ver uno con el otro. Se llama Oro rojo, no contiene sexo explícito como en ésta pero si un poco de erotismo y algo de violencia pero todo en su justa medida. La historia es bonita y la verdad es que se lee en un santiamén. ¡Besotes!

  2. Bueno, yo no tenía una idea muy romántica de esa guerra, más bien, fue bastante bochornosa para los españoles.

    Y realmente parece que una novela en la que se está hablando de los horrores de la guerra (que ya tiene bastante), tampoco hacía falta incluir tanta violencia sexual.

Participa y deja un comentario