Mis próximas historias

De nuevo os traigo los próximos libros que aparecerán en el blog y con los que espero tener más éxito en esta ocasión porque el último lote no me ha resultado demasiado bueno.

En esta ocasión os traigo:

Los días de colores de Javier Fesser y Claro García, libro que me llegó de manos de la editorial Planeta.

Los días de colores es una novela de personajes y emociones. Es una novela diferente, en la que las sensaciones presiden los actos. La escritura respira la emoción de una niña de once años que, enferma sin saberlo, se enamora de un niño y entrega sus intensos días a esta ilusión sin que nada se anteponga. Es una novela que va reflejando más y más matices de esta mágica vida a medida que las páginas avanzan y la imaginación gana peso a la realidad. Una lectura para escuchar, saborear, oler y vibrar.

El lector regresará a la adolescencia y la revivirá con los ojos de Camino, un personaje luminoso en sus diálogos, en sus monólogos, en sus sueños y en su dolor. Alrededor de la luz que irradia bailan tres personajes que completan este universo emocional: José, su padre, una lección magistral de ternura y de amor sin condiciones; su hermana mayor, Nuria, quien se convierte pronto en una espectadora, que representa la duda constante, la felicidad impuesta, la mentira doliente, la que nunca está aunque lo anhela. Y junto a ellos, el personaje desestabilizador, Gloria, la madre poseedora de una fe obsesiva que traza el camino y la educación de toda su familia, incluido su marido, a quien no ve, ni escucha, ni siente, ni roza o así lo parece hasta que su hija pequeña la transforma como a todos cuantos la conocieron.

Picnic en Hanging Rock de Joan Lindsay y publicado por la editorial Impedimenta. Libro sobre el que he leído mucho en los blogs literarios y que me llamaba tremendamente la atención.

Lo que empieza siendo una inocente comida campestre se torna en tragedia cuando tres niñas y una profesora desaparecen misteriosamente entre los recovecos de Hanging Rock, un imponente conjunto de rocas rodeado de la salvaje y asfixiante vegetación australiana. La única chica que logra regresar, presa de la histeria, no recuerda nada de lo sucedido. Considerada una de las más desazonantes novelas de culto de la literatura anglosajona, Picnic en Hanging Rock dio lugar a una aclamadísima película de Peter Weir, que contribuyó a incrementar el éxito de una obra ya mítica. Jamás se reveló si los hechos narrados fueron reales o no, y ese ambiguo e intrigante juego alentó la aparición de una legión de seguidores que afirmaban conocer lo ocurrido aquel aciago día de San Valentín en el sobrecogedor paisaje de Hanging Rock.

La abadesa de Toti Martínez de Lezea de la editorial Maeva.

En 1517, María Esperanza, abadesa del monasterio de Madrigal, recibe una carta del papa Julio II que la reconoce como hija ilegítima de Fernando el Católico, pero sin mencionarle quién es su madre. Esta noticia supone un cambio radical en, su hasta ese momento, apacible vida. Decidida a descubrir su propio origen y el destino de su madre, empieza su investigación en Bilbao.

Eitana, la esclava judía de Javier Arias Artacho  y publicado por Martínez Roca.

Eitana siempre creyó que su vida ya había sido tallada desde antes de nacer. Se había asomado al mundo con los ojos bien abiertos, oscuros, obstinados y firmes, sin apenas llanto, por ello su abuela pronto comprendió cuál sería el carácter de aquella niña y, con admiración, de sus labios se rasgó eitana, con fuerza y valor. Tal vez, de no haber sido así, entonces no hubiese corrido como un pequeño león hacia su destino y, quizás, simplemente se hubiese quedado agazapada en la azotea de su casa ajena a la crucifixión de su padre. Pero no lo hizo. Y allí comenzó su esclavitud con apenas trece años.

Aquello sucedió en Julias, en la Palestina del año 54, durante el Imperio de Claudio. En aquel entonces, para ella Roma era un lugar demasiado lejano y terrible, simplemente un imposible que no imaginaba que se convertiría en su mundo. En aquel entonces, no podría comprender la indignidad de la esclavitud, ni las vejaciones de un juez avieso, quien habría de humillarla en un camastro lujoso. Quizás entonces, de haberlo sabido, habría deseado morir antes de partir. Pero la joven judía no había podido elegir su destino…

 

 


Si deseas recibir cómodamente más artículos como este puedes suscribirte por correo electrónico pinchando aquí

o también puedes seguirme a través de Bloglovin':
Sígueme en Bloglovin


8 pensamientos en “Mis próximas historias”

Participa y deja un comentario