Mis próximas historias #1

Lo que hoy me lleva a escribir este post no es más que el lio existencial en el que me suelo hallar ultimamente a la hora de leer una novela. Es por eso, que he decidido hacer una especie de compromiso público para ceñirme a mis primeras decisiones. Como muchos de vosotros ya sabéis, tengo el grave problema, vicio o virtud-depende del modo en que se mire-, de comprar todos los libros que me llaman la atención en cuanto paso por una librería o algo parecido (hágase saber: hipers, cuesta de Moyano, ferias del libro…). Por ello, tengo libros y libros en mis estanterias esperando que les llegue el momento de ser leídos. Me he propuesto el firme propósito de comprar sólo uno o dos libros por mes y así, si leo un promedio de cuatro, dos serían de los que ya estuvieran en mi librería.

Ahora os diré los 4 próximos que apareceran en este vuestro blog, permitiéndome la libertad de  leer también el libro que se elija en el club de lectura al que me he apuntado.

  • Los idus de Marzo.- De Valerio Maximo Manfredi.
  • El arquitecto de los cielos.- De Jacques Cardona y Gérard Soliveres.
  • Dido, reina de Cartago.- De Isabel Barceló.
  • La librería.- De Penelope Fitzgerald.

Alea iacta est!


Si deseas recibir cómodamente más artículos como este puedes suscribirte por correo electrónico pinchando aquí

o también puedes seguirme a través de Bloglovin':
Sígueme en Bloglovin


13 pensamientos en “Mis próximas historias #1”

  1. pues si lo consigues serás mi ídola porque yo me lo propongo y me lo propongo y no puedo estar a dieta de librerías y préstamos durante mucho tiempo. Y mientras, voy viendo como crece el # de libros en la estantería de “por leer”
    ¿qué quiere decir Alea Iacta Est?
    un beso,
    Ale.

  2. Me parece muy buena idea, y aunque lo veo difícil de cumplir durante mucho tiempo, pues “mientras dura, vida y dulzura”.
    Una de las razones por las que a mí no me funcionaría este compromiso es porque además de ser lectora empedernida, soy adicta a la compra de libros. O, mejor dicho, a la posesión de libros, que si me los regalan mejor, no es que yo quiera gastar dinero.
    Y no sé porqué me da que tú también sufres, en mayor o menor grado de esa adicción.
    Pero vamos, que hay que intentarlo. ¡Ánimo!
    Un beso.

  3. ¡Hola! Yo he resistido la tentación en esta Feria del Libro… y no será por ganas jeje. Ya hemos hablado en casa que en el verano (esto es cuando acabe los exámenes) entonces nos daremos un buen paseo por las librerías para venir con “amigos” 😛 Tengo ganas de leer algo de Impedimenta, me da a mí que esta editorial tiene buenos libros. ¡Besos!

  4. Hola Eva! Acabo de descubrir tu blog y me ha encantado, aunque me gusta intercalar la novela histórica con otro tipo de lecturas.
    Yo creo que casi todos caemos en lo mismo, compramos más de lo que nos da tiempo a leer, y por mucho que intentemos evitarlo… al final los libros nos llaman. Pero está bien de vez en cuando al menos intentarlo!
    De los libros que nos enseñas le tengo ganas a “La librería”, pues además del tema, me encantan las ediciones de Impedimenta.
    Saludos.

  5. ¡JA! Perdona que no me lo crea. Más que nada porque estoy como tu; me prometo no comprar, pedir prestado o sacar de la biblioteca hasta que no baje la pila de libros que tengo en casa pendiente de leer pero… de repente me da el ataque y llego a casa con tres libros comprados, dos de la biblio, algun otro que se ofrecen a dejarme aunque no lo haya pedido pero ¡oye, ya puestos!
    ¡Un desastre!

  6. Me parece una buena decisión por tu parte; si compras y compras y, a pesar de lo muchísimo que lees, no tienes tiempo para leerlo todo, es mejor que reduzcas gastos, ahora que nos van a reducir los ingresos, y des lectura a todo lo que tienes pendiente.

  7. Cierto. Siempre tenemos libros en fila. Yo actualmente no se cual leer de los que están en espera o releer algún otro. Bueno yo creo que lo mejor es leerlos con calma para encontrar y recordar las mejores partes. Dos al mes es buena idea.

  8. Si bajan las compras, bajan las ventas, y la crisis se agravaría aún mas.. Tengo un pensamiento…Como si las librerias se fundieran por vos 🙂 bueh… Yo te confieso que antes me leia un libro por dia…. Era una adicta, y después no se que me pasó… pasé al otro extremo total. Ahora me busque otra adicción, que creo que ya sabes cuál es…. Y después no se con que me vendré… que conmigo nunca se sabe.
    Yo que vos, es un consejo…:) hago una entrada, que diga que solo haces entradas de los libros que te regalan, jejeje. Me dejo de pavadas. Un besazo!!!

  9. No quiero presionar pero dependo de tu reseña para leer (o no) Los idus de Marzo. Le tengo ganas pero no termino de convencerme.

    A César que ha comentado el primero en la reseña le aconsejo que, por lo menos La ladrona de libros, lo lea cuando realmente le apetezca hacerlo. A mí me pasó igual que a él y lo tuve durante meses esperando su turno. Eso sí, cuando al final me decidí me engatusó de “mala manera” y no pude dejarlo 🙂

  10. Estaría bien que todos nos propusieramos bajar nuestro ritmo de compra (yo lo intento, y poco a poco lo consigo).
    Yo siempre suelo tener una balda de mi estanteria con mis próximas lecturas, por orden de interés, pero siempre que llega un libro nuevo a mi estanteria, se cuela a todos los demas. Asi me pasa, que tengo grandes libros como “Pastoral Americana” o “La ladrona de libros” esperando un hueco desde hace meses,jej

Participa y deja un comentario