Lo que el día debe a la noche

La novela que me susurró al oído que la comprara no me ha defraudado en absoluto. Una preciosa obra que habla de la naturaleza de los hombres, del amor a la vida, de la amistad, del radicalismo, del odio… Una narración que tras leerla, no deja a nadie indiferente. Si al final de sus páginas no se te ha hecho un nudo en la garganta es que algo falla.

Younes es un joven argelino que en su corta vida, allá por los años 30, ha visto cómo ha tenido que abandonar junto a sus padres y su hermana inválida, la única casa que había conocido, una pequeña casita en el campo que su padre trabajaba de sol a sol. Tras un incendio provocado que destruye toda la cosecha, la familia marcha a Omán. Allí viven en un cuartucho lleno de miseria y malos olores en un patio de vecinos que hace irremediablemente que me acuerde de aquel otro patio de vecinos de “La ciudad de la alegría”. Una infancia más que difícil la de este niño pacífico que huye de las peleas y que sufre con las penurias de su familia. El padre, un hombre orgulloso que no admite ayudas acaba mordiendo el polvo y entrega al joven Younes bajo la custodia de su hermano, un rico farmacéutico de la ciudad. El tío del muchacho –que ahora pasará a llamarse Jonas– está casado con una francesa cristiana. Se supone que la vida que espera ahora al niño será mucho mejor. Pero surgen unos motivos políticos que harán que sus tíos cambien de población alejando al joven Jonas de sus padres.

Los ojos azules y la piel claro del chico harán que este se haga con un grupo de amigos de la zona acomodada de la nueva residencia. Junto a ellos vivirá situaciones típicas de adolescentes que les unirán aún más y también aparecerá Emilie, una joven que los separará. La segunda guerra mundial pasará por delante de sus narices y después esa guerra de la independencia que convulsionará fuertemente al país.

Una joya de novela. El enfrentamiento de dos civilizaciones, las consecuencias del odioso colonialismo, el amor, el odio, las ideas… A mí me ha gustado tanto que repetiré con el autor.

28 comentarios
  1. Cesar
    Cesar Dice:

    Yo he leído de este autor Los Corderos del Señor y Lo que sueñan los lobos, y me gustaron, sobre todo la segunda.
    Este autor cuenta la historia de Argelia de un modo serio, afrontando el tema del fanatismo terrorista de un modo poco morboso e inteligente.
    En cuanto a este libro, me dan ganas de pedírmelo en el catálogo de Círculo, pero temo que no me guste demasiado, pese a que leo buenas críticas suyas…

    Responder
  2. leonor
    leonor Dice:

    Hola Eva,hace tiempo lei este libro q me gustó mucho,del mismo autor recomiendo”las sirenas de Bagdad”y “el atentado”.Un saludo.

    Responder
  3. Luisa
    Luisa Dice:

    Yo ya le había echado el ojo a este libro, y forma parte de mi lista de deseos. Después de tu reseña me han entrado todavía más ganas de leerlo, por lo que lo coloco entre los primeros, a ver si cae pronto.
    Saludos.

    Responder
  4. Homo libris
    Homo libris Dice:

    La verdad es que tiene muy buena pinta por lo que dices y lo que suscriben los comentarios… Me lo apuntaré en el Plan Infinito, a ver si en el próximo otoño tengo un huequito para él.

    Un saludo.

    Responder
    • Eva (Admin)
      Eva (Admin) Dice:

      homo Libris, que extenso tendrá que ser el otoño para que podamos leer ese plan tan infinito que tenemos muchos. Pero, busca un huequito, es un libro que se lee bien y deprisa porque te engancha.

      Responder
  5. sonia
    sonia Dice:

    hace poco leí a Khadra y me encantó, se llamaba el atentado y era también muy muy triste y por desgracia real, seguro que repito con este escritor ¿que curioso lo de su seudonimo verdad? me apunto sin duda el libro

    Responder
    • Eva (Admin)
      Eva (Admin) Dice:

      Sonia, si, muy curioso lo del seudónimo, yo lo cogí pensando que era una mujer y luego me encontré con que era un hombre pero claro, entiendo su situación. Me apunto el libro del que nos hablas.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Participa y deja un comentario