Las puertas de la eternidad

Las puertas de la eternidad

No hace mucho tiempo vi, entre las novedades de Ediciones B, la última novela de Richard Dübell, El héroe de Roncesvalles, y me dije que quería leerlo, lo que haré en un futuro no muy lejano, pero que antes tenía que leer su anterior novela que estaba en mis estanterías desde que salió. De esta forma me dispuse a disfrutar de Las puertas de la eternidad, un libro que en su momento despertó mucha curiosidad en mí y que al final no leí, quizás porque en aquellos tiempos mi enano tenía meses y yo dedicaba las veinticuatro horas del día a él.

Estamos ante una novela entretenida que se lee bastante bien y que aumentará nuestros conocimientos y nuestra curiosidad pero, ahora, os voy a contar el argumento de esta novela tan interesante.

Nos hallamos en Alemania, en 1250. El emperador Federico II acaba de fallecer y no ha dejado sucesor. Antes de morir transmitió un secreto que debía llegar hasta Tierra Santa. Las guerras y las luchas por el Imperio están servidas.

Elsbeth es una joven monja del Císter que, con el fin de mantener a salvo a Hedwig, una novicia que “sufre” visiones y de cuya boca sólo salen herejías, marcha junto a otras monjas a un convento que fue abandonado por sus monjes de una forma un tanto misteriosa hace un tiempo. Un día desaparecieron y nunca más se volvió a saber de ellos.

Las puertas de la eternidadEn el otro extremo del mundo, tres cruzados están siendo exhibidos de pueblo en pueblo para ser vendidos como esclavos. Uno de ellos es en realidad un noble cátaro al que las terribles circunstancias de sus creencias, las persecuciones y los pactos, llevaron hasta Tierra Santa. En uno de estos pueblos, en los que son exhibidos como animales de feria, conocen a otro cautivo que necesita transmitir a alguien el secreto que el emperador Federico le había comunicado mientras estaba agonizando. Finalmente estos hombres logran llegar a Alemania donde el cátaro buscará la verdad sobre lo ocurrido con su familia y donde intentará descubrir ese secreto que puede llegar a ser muy peligroso.

En Wizisten, pueblo en el que se establecerá el nuevo convento, una joven que tendrá gran relevancia en la novela, está preparando su boda pero guarda un terrible secreto que ha marcado su vida hasta ese momento y que no sabe hasta qué punto lo seguirá haciendo.

Con estos personajes transcurrirá la vida de un pequeño pueblo no demasiado bien situado en el mapa y que vio cómo las cosas les habían ido bien hasta que los frailes se marcharon. Ahora tienen todas sus esperanzas puestas en el nuevo convento, ¿o no? Ahora se suceden las desapariciones y la gente no sabé qué está pasando.

Estamos ante una novela histórica con cierto sentido del humor que consigue que no sea monótona ni aburrida. La reconstrucción de un monasterio abandonado es el eje principal de esta novela. Eje que nos podría recordar a otras novelas muy conocidas pero yo quiero pensar que cada cual es diferente y que cada una de ellas tiene sus puntos exclusivos que la hacen diferente.

Los personajes de esta novela están muy bien diferenciados, son muchos pero el lector nunca se pierde ya que el autor siempre añade una característica que nos permite recordarles en el tiempo y el espacio. Mención especial me merecen Rogers, el cátaro, y Elsbeth, la monja, ya que son los dos principales personajes a los que veo bien dibujados pero de los que me llama la atención la falta de conciencia o remordimientos a la hora de saltarse sus votos. Pero supongo que esa es una percepción muy subjetiva así que la dejo a vuestra opinión.

Las puertas de la eternidad desarrollada en el siglo XIII tiene todos los elementos para que a mí me haya gustado: cátaros, caballeros, Tierra Santa, cruzados, conventos, secretos… ¿qué más puedo pedir? y además nos narra unos momentos cruciales en la historia del único mundo que por aquel entonces se conocía.

Cierto es que al principio la novela se hace un poco lenta y es que el autor tarda mucho en hacer que los personajes principales de la trama coincidan y por lo tanto se tarda mucho en entrar en la auténtica acción para mi gusto.

De todas formas, y como ya dije al principio, es una novela histórica interesante y muy entretenida. Una novela que gusta y que es ideal para estas tardes de horas de luz tan cortas y de una oscuridad y un frío casi perenne.

¡Felices lecturas!


 Richard Dübell Richard Dübell, nacido en 1962, vive con su mujer y sus hijos en Landshut, Alemania. Se inició en la escena literaria con las novelas ‘Die Tuchhändler’ y ‘Der Jahrtausendkaiser’, pero fue ‘Una misa por los Medici’ la que le hizo saltar a las listas de los más vendidos.
Sus libros siguientes, ‘Die schwarzen Wasser von San Marco’ y ‘Das Spiel des Alchimisten’, le han asegurado su permanencia en las mismas.
«Una simbiosis de realidad y ficción hábilmente estructurada.» Süddeutsche Zeitung.
Con ‘Las puertas de la eternidad’ Dübell «llega a la cima de su arte» (Kölner Stadt-Anzeiger).
Obras:
El héroe de Roncesvalles, Las puertas de la eternidad, Las puertas de la eternidad, Las puertas de la eternidad, La Biblia del Diablo.

FICHA TÉCNICA
Título Las puertas de la eternidad
Autor Richard Dübell
Páginas 784
Editorial Ediciones B
Año de edición 2013
Precio 12,00€ Rústica / --,--€ eBook

Fuente de la imagen de Richard Dübell: edicionesb.com


Si deseas recibir cómodamente más artículos como este puedes suscribirte por correo electrónico pinchando aquí

o también puedes seguirme a través de Bloglovin':
Sígueme en Bloglovin


18 pensamientos en “Las puertas de la eternidad”

  1. Hola! No me atrae últimamente la novela histórica y si además dices que al principio es un poco lenta (con el tocho de libro que es) definitivamente la descarto por el momento.
    Besos

  2. No conocía la novela ni tampoco al autor. En principio no me atraía mucho por el periodo histórico en el que transcurre pero luego cuando he leído lo de los personajes y que incluso tiene su pizca de humor, he cambiado de opinión. No será una lectura que corra a hacerme con ella pero tendré al autor en mente. Besos.

  3. ¡Buenas!
    No sé exactamente porqué, pero no me acaba de convencer la historia. A pesar de qué los cátaros me interesan mucho… Por el momento creo que la dejaré pasar, quizás más adelante.

Participa y deja un comentario