La escritora, de Carmen Conde

La escritora

No soy lectora asidua de Novela Negra o Policiaca. Es un género que respeto muchísimo y que siempre lleva impreso un añadido de dificultad para aquellos que la manejan y la escriben. Hay gran cantidad de escritores que han pasado a los anales de la Literatura con obras magistrales en la que, personajes conocidísimos (Poirot, Marlow, Miss Marple, Holmes, Maigret, etc.) permanecen con el paso del tiempo, inalterables, como lectura de cabecera o de parque o de sillón y siguen siendo tan frescos y atractivos como siempre. Hacer comparaciones es inútil pero inevitable. Se desea disfrutar de un volumen que tenga todas las características propias de este género (una buena atmósfera con dosis de violencia y miedo, con víctimas, sospechosos, asesinos y una complicada red de montaje y desmontaje de tramas). Cuando llegó a mis manos el libro “La Escritora” de Carmen Conde, en primer lugar, me atrajo su portada, tan acertada. La sinopsis dejaba bien claro que me iba a encontrar con personajes complicados con pasados oscuros, personalidades brillantes, egos subidos de tono, futuras oportunidades y un sinfín de historias paralelas a la principal, a las que poder hincarle el diente. Pero fue, durante el transcurso de la lectura, página a página, cuando el libro fue enganchándome más y atrapándome en una trama que si bien, a ratos, resulta obvia y predecible, unas líneas después desmonta todo lo que se creía haber descubierto.

La escritora, de Carmen CondeLucrecia Vázquez, alta, desgarbada, con Síndrome de Tourette, hiperactiva, inteligente y una vida, pasada y presente, nada fácil trabaja como negra literaria para una editorial de renombre.Cuando recibe el encargo de escribir la nueva novela de Dana Green, famosa por sus best selles y en plena crisis creativa, comienza un sinfín de complicaciones en la que se ven envueltos varios personajes y, la propia, Lucrecia. Crímenes espeluznantes, tramas que inexplicablemente coinciden, relaciones personales que olvidar o por las que apostar. Decisiones y momentos dramáticos que, pese a todo, consiguen arrancar una sonrisa porque, si algo tiene esta novela, es la maleabilidad con la que la autora pasa de la risa al llanto utilizando un lenguaje, irónico y mordaz, que “descoloca” pero agradece el lector.

Un tirón de orejas al mundo editorial desde las perspectiva del fraude, los seudónimos, la importancia de las ventas en detrimento de la calidad, reseñas inventadas, engrosamiento de biografías y currículum de autores, etc. Un mundo, el literario, que como bien dice uno de los personajes:”cada día se parece más al de la televisión. Antes se decía que eran mundos antagónicos, que la televisión era un medio de masas, de consumo pasivo y superficial y que la literatura era de consumo activo y con aspiración a trascendencia. Bla, bla, bla.”

“La Escritora”, un volumen lleno de sensaciones que recomiendo, a todos aquellos, que disfruten de lecturas ágiles, con picos emotivos y sorprendentes.


Carmen Conde Carmen Conde (Barcelona, 1965) estudió Magisterio y desde entonces ejerce como maestra de primaria en la escuela pública.
Su novela Para morir siempre hay tiempo fue galardonada en 2016 con el Premio de Novela Negra la Trama que busca descubrir nuevas voces para el género.
La escritora es su segunda novela, tras la anterior Para morir siempre hay tiempo.

FICHA TÉCNICA
Portada Título La escritora
Autor Carmen Conde
Editorial Ediciones B
Páginas 368
Año de edición 01/2017
Precio 18,00€ Rústica / 7,99€ eBook
ISBN 978-84-666-6049-5

Fuente de la imagen de Carmen Conde: aragonegro.es.


Si deseas recibir cómodamente más artículos como este puedes suscribirte por correo electrónico pinchando aquí

o también puedes seguirme a través de Bloglovin':
Sígueme en Bloglovin


9 pensamientos en “La escritora”

  1. Como ya he comentado en otros blogs, no he leido el libro y no puedo aportar mucho pero esa mezcla de novela negra con toques metaliterarios, no tiene desperdicio… es más que interesante!!
    Saludos!! 😉

  2. Vengo de leer otra reseña y te comento lo mismo, creo que me gustaría pero no sé si me aportaría algo más que entretenimiento, por eso no me decido.
    Un beso

Participa y deja un comentario