,

La bruja de Babilonia

Cuando nació Rodrigo me quedé sin tiempo para nada que no fuera él pero, a las dos semanas más o menos, pude sentarme a mirar mi correo electrónico. Supongo que imaginareis la cantidad de emails que tenía esperándome: spam, publicidad, facturas, amigos, no amigos…en fin, que me dispuse a hacer una limpieza rápida. Estaba en ello cuando vi dos correos de una de mis editoriales favoritas:  Principal de los libros. En uno de ellos hablaban de la novedad editorial del mes de marzo: La lista de Juan Bosco, que veréis reseñada en el blog durante el verano, y en el otro correo vi la novedad del mes de abril: La bruja de Babilonia y esa es la que os traigo hoy.

No quiero engañaros, cuando solicité la novela a la editorial me dejé llevar por su título y su portada, pensaba encontrarme con una novela ambientada en dos tiempos en los cuales uno de ellos me llevaría hasta la mítica Babilonia situada en Mesopotamia, la tierra situada entre dos ríos:Tigris y Eufrates. Nada más lejos de la verdad, no por ello me ha defraudado la novela ¿eh? tengámoslo en cuenta.

En 2003 más de 17000 piezas fueron robadas del Museo Nacional de Irak. Durante los años de ocupación también desparecieron otras muchas obras. Este hecho es lo que llevó a la autora a pensar que quería escribir algo sobre el tema y de esta manera nació La bruja de Babilonia.

John Madison es un turco americano tratante de arte con un pasado de juventud rebelde y sombrío. Huérfano de padre y madre fue criado por su hermano Samuel, 40 años mayor que él, arqueólogo especializado en la Antigua Mesopotamia. Samuel muere en un accidente de coche cuando conducía John y se siente terriblemente deprimido por ello. Cuando John sale del hospital descubre que su hermano se había enviado un paquete a sí mismo que contenía un grabado babilónico que contaba con pistas que conducían a un mítico tesoro mesopotámico y quizás al gran secreto de la alquimia y que había intentado salvar del saqueo de esta manera antes del accidente, pero el paquete nunca llegó a su destino. Madison descubre que su amigo de la infancia, Hal, ha sido el autor del robo.La búsqueda de este misterioso resto arqueológico llevará al protagonista desde Nueva York hasta Bagdad pasando por Turquía y corriendo innumerables peligros en una típica búsqueda del tesoro.

Este Madison comparable a un Indiana Jones o a un Robert Landon cualquiera, no posee el espíritu aventurero del primero ni el talento para resolver problemas del segundo. Madison es un personaje con vida propia que lo único que posee en común con esos otros protagonistas de series es la tenacidad. Cree que se lo debe a su hermano (porque cree que fue él el culpable del accidente en el que falleció este), con esa tenacidad luchará por la intención de su hermano de devolver ese grabado a Irak cuando el país estuviera en paz. Madison llevará a cabo esta misión con la ayuda de Tomas, un arqueólogo iraquí, y Ari, el hermano del anterior, un periodista.

Una novela donde nada resulta ser lo que parece y que puede resultar una buena opción para el verano si queremos una poca de acción.

Ahora os dejo con un video sobre el odioso saqueo del museo en 2003. Si habláis un poquito de inglés podréis entender al speaker con total seguridad.

 

TÍTULO: La bruja de Babilonia
AUTOR: D.J. McIntosh
PÁGINAS: 416 págs
EDITORIAL: Principal de los Libros
AÑO DE EDICIÓN: 2012
PRECIO: 22,50

 

Te puede interesar:

   

 

8 comentarios
  1. Ale
    Ale Dice:

    pues mira que Rodrigo se ha portado muy bien si ya estás pudiendo leer jajaja
    me interesa y me lo llevo apuntado en mi libreta del plan infinito ¡muchas gracias Eva!
    un beso,
    Ale.

    Responder
  2. tatty
    tatty Dice:

    No conocía el libro pero desde luego tiene una pinta estupenda, anotado queda que seguro que para este verano como dices es una lectura ideal
    besos

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Participa y deja un comentario