Ese atleti

Ese atleti, el de esa afición tan apasionada. Ese atleti, el que nos ha hecho derramar lágrimas en demasiadas ocasiones. Ese atleti el que bajó al infierno para conocerlo durante un año y al final estuvo dos. Ese atleti… ¡HA RESUCITADO!, vuelve a ser un grande de Europa aunque no tenga el curriculum de Barcelona o de Real Madrid. Ese atleti nos hizo tocar de nuevo el cielo la pasada noche.

Papa, gracias por haberme hecho sentirme atlética desde pequeña, porque por días como el de ayer, han merecido la pena tantos sufrimientos y tantos sin sabores. Cada vez que juega nuestro atleti me acuerdo de las tardes contigo en casa, de los langostinos que nos comíamos y que la mitad de las veces se nos atragantaban, de las cervecitas, de cuando inventaron los partidos de pago y, nosotros, también los pagábamos.  Aunque ya no estés conmigo, te quiero papa y sé que desde donde estés estarás celebrándolo igual que yo.


Si deseas recibir cómodamente más artículos como este puedes suscribirte por correo electrónico pinchando aquí

o también puedes seguirme a través de Bloglovin':
Sígueme en Bloglovin


9 pensamientos en “Ese atleti”

Participa y deja un comentario