, ,

El umbral de la eternidad

El umbral de la eternidad de Ken Follett

Pasó mucho tiempo hasta que me decidí a leer La caída de los gigantes, pasaron dos años más hasta que el pasado verano leí El invierno del mundo pero desde este hasta el final de la trilogía apenas han pasado dos meses y hoy os traigo el último libro de The Century, El umbral de la eternidad. Es inevitable que, mientras leéis esta reseña, os encontréis con algún spoiler de las dos partes anteriores. Lo siento, al ser las mismas familias en distintas generaciones ha sido imposible, como ya he dicho,  no hacer mención a algún protagonista de las anteriores novelas.

El umbral de la eternidad comienza en 1961, dieciséis años después de la finalización de la 2ª Guerra Mundial. Nos encontraremos con los hijos y nietos de aquellos inolvidables personajes de las dos novelas anteriores y comenzaremos nuestra aventura en la Alemania Oriental, esa parte que, en el reparto que se hicieron las potencias mundiales tras el gran conflicto bélico, le tocó en suerte a los rusos convirtiéndose así en satélite político de la gigante Unión Soviética quien les transmitió su doctrina política antes que cualquier otra cosa y así el comunismo llegó a esa zona de Alemania, comiéndose el poco orgullo que les debía quedar a los germanos. Las personas que quedaron en esta parte del país huían a cientos a diario y fue entonces cuando las brillantes mentes de esta nación, ya dividida, construyeron el muro de la vergüenza. En esta zona oriental ha quedado atrapada la familia Franck, símbolo de la democracia en las dos novelas anteriores. La componen Carla, hija de Lady Maud, y su esposo Werner. Ambos tienen una hija adoptiva, Rebecca, casada con un personaje un tanto oscuro que iremos descubriendo poco a poco. Walli, un adolescente hijo de Carla y Lili, hija de ambos. Todos ellos viven junto a la abuela Maud. Esta familia que siempre ha mostrado su unión, se irá resquebrajando poco a poco hasta que quede finalmente rota.

El umbral de la eternidad de Ken FollettEn Inglaterra encontraremos a la inolvidable familia Leckwith-Williams donde Eth Leckwith sigue siendo la cabeza de familia, una familia que sigue metida en política y formada por Lloyd y Daisy que han tenido dos hijos: Dave, un adolescente muy inteligente con problemas de dislexia que nadie ve y que por tanto tiene que soportar los diferentes apelativos que hacen referencia a sus malas notas y Evie, su hermana quién se siente inclinada por el mundo de la farándula. En Inglaterra también encontraremos a la familia Murray quienes no tuvieron demasiada importancia en la anterior novela. Esta familia está formada por Eva Murray, una judía alemana que llegó a Estados Unidos y que fue acogida por su amiga Daisy casándose finalmente con un oficial británico con el que tuvo dos hijos: Jasper, que se acabará convirtiendo en un periodista sin escrúpulos, y Anna, que trabajará en una editorial.

Entre los numerosos personajes rusos que aparecen en esta novela destacaré a la familia Dvorkin-Peshkov cuya cabeza visible siguen siendo personajes de La caída de los gigantes, Grigori Peshkov y su esposa Katerina quienes viven junto a toda su familia en los apartamentos que reparte el gobierno para sus militares. Encontraremos a su hijo Volodia y a su esposa la científica Zoya, a su hermana Ania y a los hijos de esta: Tania periodista que está en contra del régimen y Dimka asistente del Kremlin.

Por último en la zona estadounidense encontraremos dos familias. La familia Dewar formada por Woody Dewar y su esposa Bella y sus hijos Camerón y Beep. La familia no reconocida de Greg Peshkov quien mantuvo una relación con una aspirante a actriz de color y con la que que tuvo a su hijo George Jakes quien siendo mulato conseguirá trabajar en la Casa Blanca en un principio como mero símbolo de una sociedad interracial que realmente no existía.

En esta novela que pone fin a la trilogía, las vidas de nuestros personajes no se verán tan relacionadas como si sucedió en las novelas anteriores aunque mucho de ellos sí se verán en el lugar indicado y en el momento adecuado para vivir la Historia. Otros, sin embargo, se verán por las modas y movimientos culturales que se dieron cita durante estos años en los que parece, que tras esas dos grandes guerras, no pasó nada pero Follett, con su habitual maestría, nos muestra todos los hechos que acontecieron en Occidente en unos años en los que se pudo ocasionar la 3ª Guerra Mundial.

cp-el-umbral-de-la-eternidad-ken-follett-272

El autor trata con mucho detalle la tensión vivida durante la crisis de los misiles, las relaciones Cuba-Estados Unidos-URSS, Los miedos y las presiones. Conoceremos de primera mano el racismo que se vivió en los estados del sur de Estados Unidos, el crecimiento del Ku-Klus Clan y el poco interés que se mostró por los derechos civiles. La época del amor libre, del LSD y del movimiento hippie también tienen cabida en esta novela de mas de 1000 páginas. ¿Cómo no? la Guerra de Vietnam también podremos leerla, por cierto que el autor nos muestra el lado más oscuro del ejército norteamericano y la cara más amarga, cruel e injusta de aquella guerra de la que, aún a día de hoy, se sigue avergonzando el pueblo estadounidense.

Otra deshonra para el mundo también se dará cita con nosotros en El umbral de la eternidad, la construcción del Muro de Berlín que separó familias durante décadas y que dividió también a Europa y al mundo en dos. Afortunadamente a esta mancha de la humanidad le veremos el fin reflejado al final de esta novela ya que se extiende desde 1961 hasta 1989. En esta parte de la trama Follett echa el resto. Describe la presión y el miedo al mínimo detalle.

Todos estos momentos históricos y alguno más se darán cita en esta fantástica novela a la que yo añadiría una banda sonora formada por las canciones que me han ido viniendo a mi cabeza durante la lectura, citaré por ejemplo el Libre de Nino Bravo, San Francisco de Mc Kenzie o la discografía completa de los Beatles. Es una novela redonda, ¿que os puedo decir?

El umbral de la eternidad es una novela de personajes, de múltiples personajes ya que como podéis imaginar son más que esos que se mencionaron al principio, además podemos encontrar muchos personajes secundarios y una galería de personajes históricos que se pasearán por estas páginas: John Fitzgerald Kennedy, Bobby Kennedy, Martin Luther King, Reagan, George H W Bush, Walter Ulbricht, Lech Walęsa, Jruschchov, Brézhnev o Gorbachov entre otros muchos. Quiero destacar el trato que hace de la figura de John Fitzgerald Kennedy mostrando lo bueno que era en política exterior y lo pésimo que se mostró en la de dentro de sus fronteras o lo promiscuo que llego a ser el hombre sobre cuyos hombros reposaba la paz mundial.

Todos los personajes de esta novela son muy bien perfilados y están perfectamente encuadrados en los diferentes papeles, lo que ayuda al lector a tener muy claro quién es quién y cuál es el rol que juega  cada uno dentro de la novela. Son personajes ricos en matices y descripciones que hacen que vivamos juntos ellos durante todo el relato.

Árbol genealógico de las familias de la trilogía The Century de Ken Follett

Árbol genealógico de las familias de la trilogía The Century de Ken Follett

Me gustaría recordaros el miedo que tenía a esta tercera parte ya que al estar centrado en la época de la Guerra Fría el juego que podría dar el espionaje y la tensión que se vivió no me llamaba absolutamente nada la atención, pero Ken Follett lo ha vuelto a hacer, me ha vuelto enganchar con su escritura, la novela es realmente buena. El autor vuelve a utilizar su varita mágica y nos divide esta novela en 10 partes estando cada una de ellas dividida en capítulos narrados en una forma lineal que la hacen muy entretenida consiguiendo que las 1.152 páginas con las que cuenta El umbral de la eternidad se lean, sino en un suspiro porque eso sería imposible, si de forma continuada ya que mantiene el interés a lo largo de toda la narración.

Quisiera destacar el dramatismo de algunos de los capítulos de esta novela como por ejemplo el asesinato de Kennedy que por cierto no se vive en vivo, el de Martín Luther King o la desgarradora situación que uno de nuestros protagonistas vive en Vietnam.

cp-el-umbral-de-la-eternidad-ken-follett-2

Sin duda Follett se ha tenido que documentar muy exhaustivamente para esta novela porque no le falta detalle alguno. Ante tanta riqueza de cumplidos a esta novela debería poner la cruz a algo y lo voy hacer. En esta última parte he notado una mayor presencia de sexo y si bien estamos en la época del amor libre, la verdad, no lo veo necesario, se podría haber prescindido de la mayor parte de él y haber disminuido un pelín el grosor de la novela.

No obstante he de admitir que he sentido pena al terminar esta trilogía, al finalizar el siglo XX. Creo que estamos ante una trilogía magnífica que perdurará durante varias generaciones.

Me ha gustado mucho y la  he disfrutado mucho más.


Ken Follett Ken Follett es un escritor ya consagrado con cientos de miles de lectores en todo el mundo. Es uno de los escritores con garantía de calidad y sus libros se convierten rápidament en best-sellers. Puede definirse como un escritor de novela de intriga y de novela histórica, siendo esta última la que le ha dado sus éxitos más brillantes.
Ken Follett, nacido en 1949 en Cardiff, empezó escribiendo relatos, primero como afición, hasta que en 1978 escribió su primer libro La isla de las tormentas, que lo hizo famoso internacionalmente.
Escritor de muchísimos éxitos, volvió a dar la campanada cuando en 1989 publicó la novela histórica Los Pilares de la Tierra, convirtiéndose en un libro de los que los lectores de novela histórica nunca dejarían de leerse.
El último y más ambicioso proyecto de Ken Follett es su trilogía The Centhury, que relata a través de los tres libros, los momentos más delicados del siglo XX.

FICHA TÉCNICA
Título El umbral de la eternidad
Autor Ken Follett
Páginas 1.152
Editorial Plaza & Janés
Año de edición 2014
Precio 24,90€ Cartoné / 11,99€ eBook

Fuente de algunas de las imágenes: Facebook oficial de Ken Follett

36 comentarios
  1. Matt Targaryen
    Matt Targaryen Dice:

    Personalmente la he encontrado como la mas decepcionante de toda la trilogía y un final al que, en mi opinión, se le podría haber sacado mas jugo.

    Como punto mas interesante, el contraste entre las dos Alemanias y las sociedades. Además de no caer en el cliché maniqueo de “Comunistas malvados hasta la médula amenazan a buenísimos demócratas defensores de la libertad”.
    (Aunque hace algo parecido, pues cae en el error de la Alemania No Nazi: poner que TODOS Y CADA UNO de los personajes, incluso los que viven en países comunistas, ODIAN el comunismo con todas sus fuerzas y consagran todas sus energías a emigrar a Estados Unidos, tratar de reformar el comunismo o simplemente destruir el régimen).

    Sin embargo, a partir de aquí empiezan los errores, a cual mas garrafales. Inconsistencias en la narración, de modo que sabemos que Cam Dewar organiza atentados terroristas en Beirut con los árabes pero no tenemos contexto (da la impresión de que Estados Unidos se dedica a matar lideres árabes porque si 20 años antes del 11 de Septiembre).
    Paginas y mas paginas llenas de excesivos y muy farragosos detalles de temas mas bien secundarios, como el mundillo de la música (que por cierto, si Follet pretendía desmentir el tópico de los músicos que componen drogados, ha fracasado) o lo de los “derechos civiles” (¿Y por qué no llamarlo “derechos humanos”?), que aunque es novedad que se trate ese tema, encuentro que le dedican excesivo espacio.
    O que se da la impresión de que las policías británica y estadounidense se dedican única y exclusivamente a perseguir a los homosexuales con una insistencia digna de mejor causa (como perseguir a la Mafia, por ejemplo).

    El peor error que señalaría, diría yo, es que esta novela se centra excesivamente en “Estados Unidos y como percibe la amenaza soviética”. La mitad de todos los capítulos están ambientados en Estados Unidos y el resto se reparten entre la Unión Soviética (un 60%) y Alemania Oriental, con breves menciones a Cuba, Polonia, Vietnam y Gran Bretaña. Es mas, podrías hacer desaparecer de la novela todos los países que no sean USA, URSS, las dos Alemanias, Polonia, Gran Bretaña y Vietnam, ¡y no se notaría la diferencia!

    La multiple perspectiva del conflicto desaparece por completo, al igual que la diversidad de opiniones. Y otros muchos conflictos: Follet se come las guerras de: Corea, Afganistán, las Malvinas, Granada, Iran-Irak, Yugoslavia, Somalia, Chechenia, etc. También se come la creación de la Comunidad Europea. Ignora alegremente a China, pese a contar con un quinto de la población mundial. No dice ni media palabra acerca de la ruptura chino-soviética. Tampoco habla de la Revolución Iraní. Y por lo que sabemos de España, lo mismo Franco ha seguido mandando desde 1939 hasta 2004.

    Y lo que me sentó casi peor: ¡Se come dieciseis años entre 1949 y 1961, y luego acaba la historia en 1989! Ah, pero el flashforward a 2004, para que los personajes se congratulen porque Obama es presidente, no podía faltar. Claro. No vaya a ser que nos acusen de racismo por no mencionarlo.

    En resumen, un final decepcionante para una serie que empezó muy bien.

    Responder
  2. María Coromoto Garcia Perez
    María Coromoto Garcia Perez Dice:

    Para mi es una muy buena trilogía, imprescindible. Esta claro que los dos primeros son más interesantes pero el tercero también lo es, menos bélico pero un buen resumen de la última parte del anterior siglo. Da pena cuando se termina

    Responder
    • Eva Martín
      Eva Martín Dice:

      A mi los dos primeros me gustaron muchísimo por el período de la historia en el que se centran. Al último le tenía miedo y no me atraia nada pero al final me resultó una auténtica joya.

      Responder
  3. Jesús
    Jesús Dice:

    ¡Se nota que has disfrutado del tercer volumen y del resto de la trilogía! He leído sólo las líneas iniciales y finales de tu reseña —¡gracias por el aviso de spoilers!—, y han sido suficientes para tener claro que quiero leer estos libros pronto. Como ya he comentado en otros sitios, voy a esperar a tener el tercer volumen editado por Círculo de Lectores. Cuando esto suceda, tocará revisar el calendario para barajar posibles fechas. ¡Un abrazo!

    Responder
  4. Zeno
    Zeno Dice:

    Ya me he hecho con él!!! Estoy deseando sacar tiempo y poder disfrutar del final de la trilogía; aunque, como bien dices, creo que también me dará pena terminarla.

    Saludos

    Responder
  5. Maidafeni
    Maidafeni Dice:

    Muchísimas gracias por el aporte!!
    A mí también me costó un poco empezar la trilogía,pues con solo ver los tochos que son…me hechaba un poco para atrás y me decidí en cuanto salieron en edición de bolsillo y me devoré las dos primeras partes.
    Espero pronto hacerme con esta ulima parte,según tu reseňa no tiene desperdicio.
    Un saludo

    Responder
    • Eva Martín
      Eva Martín Dice:

      Pues si, las circunstancias se han puesto a mi favor cuando me tocaba leer este libro y he podido disfrutar de bastante tiempo libre para leerlo. Ponte con él en cuanto puedas porque cerraras la trilogía de una forma fantástica.

      Responder
  6. alitana33
    alitana33 Dice:

    Buena reseña, coincido contigo totalmente. Temía mucho el tinte político de esta ultima novela y sin embargo, me ha pasado como con las anteriores, me la he leído en un suspiro y disfrutando. Con cierta tristeza ante la perdida inevitable de algunos personajes, a los que después de tres libros les tiene un cariño especial. Lo único que me ha chocado en la no mención de Erik, el hijo de Carla y Werner.

    Responder
    • Eva Martín
      Eva Martín Dice:

      Cierto Alitana, da pena abandonar a estos protagonistas. Tienes razón en lo de Erik, a mi también me ha llamado la atención el no saber finalmente que pasó con los padres de Eva aunque se diera por supuesto en El invierno del mundo hubiera estado genial que se hubiera confirmado.

      Responder
  7. Goizeder Lamariano
    Goizeder Lamariano Dice:

    Madre mía qué rápido lo has leído yo estoy esperando que llegue a casa y cada vez con más ganas de leerlo los dos anteriores me gustaron mucho. Muchos besos.

    Responder
  8. Bibi
    Bibi Dice:

    Yo hasta que no tenga la trilogía completa no la leeré. Y sólo tengo el primer libro…asi que la cosa creo que va para largo…
    Besos

    Responder
  9. Lu
    Lu Dice:

    Qué rapidez, Eva! Yo ni lo tengo todavía pero me alegra saber que Follett no ha bajado el nivel. Qué ganas de saber más de estas familias ya tan conocidas por sus lectores!!!
    Besos

    Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] El umbral de la eternidad. Ken Follet (Plaza y […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Participa y deja un comentario