El hombre que pudo salvar el Titanic

¿Quién no ha oído hablar del Titanic? ¿Quién no se ha sentido, en alguna ocasión, hechizado por el halo de misterio que envuelve al cúmulo de arrogancias y de circunstancias que tuvieron lugar aquella oscura y fría noche del 14 de abril de 1912?
Hemos visto películas, la más reciente y también la más famosa aquella de mismo nombre que el barco y que fue protagonizada por Di Caprio. También podemos encontrar en el mercado literario obras con mayor o menor éxito de ventas, como aquel ¡Rescaten el Titanic! de Clive Cussler en 1976. Pero, esta novela de la que hoy os hablo, me llamó enormemente la atención desde que os la presenté en las novedades literarias del mes de septiembre.Simplemente me atrajo el hecho de que el narrador fuera el capitán del “Californian”, el barco al que se culpó de no haber prestado auxilio a las llamadas de socorro del famoso barco.

De esta forma, leeremos a lo largo de la novela, la angustia de un hombre que ha tenido que vivir toda su vida (los hechos nos lo narra en 1962) con el peso de 1500 almas, a las que no salvó, sobre su conciencia. No sólo nos hablará de su remordimiento, aunque él no se acaba de sentir culpable, sino también de los juicios a los que fue sometido a ambos lados del océano, el desprecio de la sociedad y la impotencia de que nadie de credibilidad a la teoría que él lanza sobre la presencia de un tercer barco en la zona. Es el grito de auxilio de un hombre que se siente apaleado y que se rinde finalmente.

Cuando hace apenas tres meses que se cumplieron 25 años del descubrimiento de Titanic, nos encontramos en el mercado con esta fantástica novela que nos seduce desde sus primeras páginas. Una novela que aunque está basada en un mito no deja de resultar novedosa porque se le da voz al invitado de piedra que siempre ha sido tratado como tal a la hora de dramatizar el suceso, tanto en libros como en películas. Una novela que se aleja de las circunstancias personales de los que viajaban a bordo del barco maldito buscando tocar la sensibilidad del lector o espectador, para acercarse a los hechos. Quiero destacar la gran descripción que hace de aquella fría y oscura noche, una descripción tan bien hecha que te hace sentirte en esa boca de lobo que debió ser el mar.

“El hombre que pudo salvar el Titanic” es una novela original, bien narrada, amena, que he disfrutado mucho leyendo y que recomiendo a esos amantes de la leyenda y, simplemente a los que les apetezca acercarse a ella.


Si deseas recibir cómodamente más artículos como este puedes suscribirte por correo electrónico pinchando aquí

o también puedes seguirme a través de Bloglovin':
Sígueme en Bloglovin


19 pensamientos en “El hombre que pudo salvar el Titanic”

  1. Bueno pues yo sí que lo tenía en mente. Me fascina la historia del Titanic y ya me lo he comprado. Aún no lo he leído y de momento se lo he dejado a mi padre, que también es un entusiasta de este barco y además cuando se jubiló se dedicó a hacer una maqueta del mismo (nada de comprarla y montarla ¡ja! Hizo pieza por pieza) Creo que me servirá para ilustrar la reseña en el momento que lo lea.
    Un beso y muy muy Feliz 2011!!!

Participa y deja un comentario