, , ,

Cuando estábamos vivos

Cuando estábamos vivos

¡Qué buenas impresiones me he llevado con esta novela de la que os hablo hoy! Ha sido toda una sorpresa porque, de verdad, no sabía qué iba a encontrar en las páginas de Cuando estábamos vivos.

La novela comienza por el final de los hechos. Lucía Oriol, una anciana afincada en Roma, le entrega a su nuera la historia de su vida. Siente que sus días están llegando al ocaso final y no quiere llevarse consigo tantos y tantos secretos que han estado marcando su existencia.

Nos encontramos con una joven Lucía Oriol en el Madrid de la Segunda República. De buena familia, está casada con un italiano con aún más riquezas que ella y relacionado con la derecha italiana, siendo un camisa negra de Mussolini. El padre de Lucía es un empresario que juega a comprar, guardar y vender, arriesgando grandes cantidades de dinero, entra en contacto con Francisco Anglada, un empresario de provincias. La relación que surge entre Lucía y Francisco hará temblar los cimientos de la organizada vida que llevaba la joven. La pasión creará una dependencia total de esta mujer en una relación marcada por los celos, la posesión y, cómo no, la pasión. Esta relación se fortalecerá aún más cuando entre en escena Jimena Anglada, la hija de su amante, una joven que resultará rebelde y problemática.

Cuando estábamos vivosLos personajes de esta novela son muy atractivos para el lector ya que ni son planos ni siguen los clichés clásicos de buenos y malos. Todos tienen sus claroscuros. En ocasiones resultan desagradables para el que los conoce pero siempre dan un giro y consiguen que cambiemos de opinión y al revés. Son unos personajes muy ricos en matices de personalidad. El personaje de Lucía Oriol, por ejemplo, es simplemente magnífico, cómo una persona que lo tiene todo puede arrojar por la borda su vida, qué tonta es, qué descerebrada, pone en peligro su matrimonio y su familia por algo que no transmite ninguna seguridad y, sin embargo, Mercedes de la Vega nos muestra la verdadera cara de este personaje, su pasión, es una mujer enamorada y contra eso, no se puede hacer nada.

El contexto socio político está muy logrado. El Madrid de la Segunda República que se va adentrando en la Guerra Civil y cuyas calles fueron escenario de batallas claves en la contienda nos es mostrado con lupa. Para un conocedor de la capital de España, esta novela le situará en cada localización perfectamente: el cuartel de montaña, la Casa de Campo, la calle de los Marqueses de Urquijo… Veremos cómo es una ciudad cambiante a los largo de las páginas de esta novela.

El estilo narrativo es elegante, impoluto y perfecto. Un lenguaje muy natural y cercano al lector quién consigue verse inmerso en sus páginas pues, aún teniendo Cuando estábamos vivos un grosor considerable, pasamos por ellas sin complicaciones y enganchándonos cada vez más.

Una novela de secretos, de pasiones, de miedos, de guerra que tiene un principio y un fin. Una novela redonda que he disfrutado muchísimo y que me ha sorprendió aún más. Un aire fresco que entra en el panorama literario español con mucha fuerza y una autora a la que no hay que perder de vista.


Mercedes de Vega Mercedes de Vega es socióloga y escritora. Nació en Madrid en 1960. Ha residido y trabajado en Nueva York y Barcelona. Cursó estudios de literatura en la Universidad Complutense de Madrid y ha participado en numerosos talleres de escritura creativa. Colabora en revistas literarias como Resonancias y Los papeles de Iria Flavia. Ha publicado la novela El profesor de inglés (Huerga y Fierro Editores); el libro de relatos Cuentos del sismógrafo; artículos y publicaciones, y diversos relatos en antologías colectivas. Ha sido galardonada por dos años consecutivos (2013 y 2014) en los Premios del Tren “Antonio Machado”. www.mercedesdevega.com

FICHA TÉCNICA
Portada Título Cuando estábamos vivos
Autor Mercedes de Vega
Editorial Plaza&Janés
Páginas 528
Año de edición 2015
Precio 19,90€ Cartoné / 9,99€ eBook
ISBN 978-84-01-34340-7


Fuente de la imagen de Mercedes de Vega: megustaleer.com

10 comentarios
  1. Bibi
    Bibi Dice:

    Lo terminé de leer la semana pasada, tengo pendiente la reseña y la verdad es que me ha gustado muchísimo. La prosa es exquisita, como bien dices, y la historia te atrapa desde la primera página. Un buen descubrimiento. Besos

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Participa y deja un comentario