,

Crónica de un día en la FLM 2015

Feria del Libro de Madrid 2015

Justo un día después de que comenzara la 74 edición de la Feria del Libro de Madrid hice mi visita, que ya se está convirtiendo en un hábito.

Pasear por la Feria del Libro en Madrid es como sentirse Alicia en el País de las Maravillas. Libros a tu alrededor, resplandores extraños que te atraen con sus portadas y sus olores hasta que te atrapan cual sirenas que engañaron a Ulises. Gente, gente por todas partes, un hormiguero multicolor en el que tú sigues la fila.

Llegué en torno a las doce y media de la mañana llevando mi lista de autores, que como siempre, acabó aumentando in situ. Llevaba dos libros de casa que quería que se me firmaran. Uno era mi actual lectura: Cuando estábamos vivos de Mercedes de Vega, mujer encantadora con la que hablé un pelín sobre lo que le había hecho a uno de los personajes de su novela.

con Mercedes de Vega

Después fui a conseguir la firma de Toni Hill, autor que no he leído hasta la fecha pero que es de esos de los que he visto muchas reseñas de sus novelas y siempre digo que me lo tengo que comprar. Bueno, pues ayer compré los dos primeros libros de la serie del inspector Hector Salgado. Estoy deseando devorarlos. El autor me animó a que me enganchara a la serie y no me cabe duda que así será. Yo me llevé conmigo El verano de los juguetes muertos  y Los buenos suicidas.

Con Toni Hill

Seguí con mi recorrido de firmas y libros y me acerqué hasta la caseta de Julio Llamazares pero había una fila tremenda de gente para firmar y pasé de largo dirigiéndome hasta la caseta donde firmaba Jöel Dicker, joven autor conocido mundialmente y quien también tenía una larga fila esperando pero en esta ocasión si que me quedé. Creí encontrar en él un autor tímido, supongo que las diferencias en el idioma crean estas barreras, pero desempolvé mis conocimientos de la lengua francesa y mantuve una amena charla con él que obtuvo algún fruto que algún día veréis en el blog. Me firmó el ejemplar de su última novela: Los últimos días de nuestros padres, novela que tengo muchas ganas de leer.

con Jöel Dicker

Luego fuimos a ver a Carlos del Amor para que me firmara un ejemplar de su última novela El año sin verano.  Ahí también me encontré algunas lectoras que querían su firma y otras muchas cargadas de móviles y cámaras de fotos para hacerle fotos a este personaje que nos acompaña los fines de semana en la sección cultural del telediario en TVE 1.

con Carlos del Amor

Después me fui a buscar a Nieves Concostrina para que me firmara el ejemplar que llevaba de casa de su novela Antonia, qué sorpresa me llevé cuando vi que la acompañaba la protagonista de esta novela Antonia. Una mujer que nació en 1930 y que me puso a flor de piel unos sentimientos que actualmente están muy fuertes en mi corazón.

con Nieves Concostrina y Antonia

Por último volví a ir hasta la caseta en la que firmaba Julio Llamazares preparada para esperar pues ya era la última firma que me quedaba de la mañana. Mantuve una agradable charla con este reconocido escritor que me hizo ver a una persona mucho más cercana de la imagen que yo me había creado. En esta ocasión no me quedé con su última novela sino con un clásico: La lluvia amarilla.

con Julio Llamazares

Terminó una mañana más que satisfactoria y nos fuimos a comer y a tomarnos un café haciendo tiempo para que comenzaran las dos firmas que quería conseguir antes de tomar el AVE de vuelta a Ciudad Real.

La primera firma que fui a buscar fue la de Rafael Lara Sánchez a quien conocí en la presentación que hizo Sebastian Roa en Madrid de su última novela. Hablé unos minutos con Rafa y me firmó un ejemplar de La atalaya de los dioses, una novela que se me hace muy sugerente. Ya os contaré.

con Rafael Sánchez Rey

Luego fuimos a saludar a César Pérez Gellida que iba a firmar su última novela Khimera. Hablamos con él, nos echamos unas risas y seguimos nuestro camino mientras él se iba a firmar.

con César Pérez Gellida

La última novela que faltaba por conseguir era la de Felix G. Madroño, autor que no he leído y que me habéis recomendado en el blog. Su última novela está cosechando muy buenas críticas y no quería ser yo la que se quedara sin ella así que me firmó sus Secretos del Arenal. Hablamos de Ciudad Real, la cual no conoce, y de su comida así que el tema derivó, forzosamente, hacía las comidas y las dietas.

con Félix G. Modroño

En fin, una jornada que llegó a su fin, que yo repetiría a diario, es mi vicio, y que ya me tiene contando las jornadas que me faltan para la próxima feria del libro. Hoy estoy pagando las consecuencias de tanto andar y tan poco descansar pero estoy muy feliz.

18 comentarios
  1. Fesaro
    Fesaro Dice:

    Pues si que te ha cundido la visita. Algunas fotos yo también las tengo en mi recuerdo pero otras me dan mucha envidia sana y alegría por ti. Gracias por la crónica

    Responder
  2. Francisco
    Francisco Dice:

    Envidia sana, Eva. Se nota que disfrutaste con tu visita a la Feria del Libro. De todas las novelas que mencionas, tenía muchas ganas de leer Cuando estábamos vivos y hoy me llegó esta novela. Por fin podré saborear esta historia de la que tan bien habláis. Besos.

    Responder
  3. CristinaRoes
    CristinaRoes Dice:

    Wowww! la has disfrutado de lo lindo!!! Gracias por compartir la crónica de tu paseo por la Feria del Libro de Madrid, sobre todo para todos aquellos que desde la distancia lo lloramos en silencio 😛 y que verde de la envidia estamos…jijijijij
    Besos

    Responder
  4. Francisco Moroz
    Francisco Moroz Dice:

    ¡Pues si! envidia sana es la palabra que utilizo, pues es lo que me das. Tienes desde luego un vicio cultural por los libros muy arraigado como para venirte hasta Madrid para cosechar firmas. Otros estamos más cerca y no tenemos ocasión.
    Un abrazo y espero las reseñas pues algunos de esos títulos adquiridos los tengo pendientes de lectura.
    Besos

    Responder
  5. Ainara
    Ainara Dice:

    Que envidia de la sana!! Yo acabo de leer Secretos del Arenal y me ha encantado. Tambien lei Cuando estabamos Vivos justo antes de Secretos del Arenal y tambien me encanto. Ahora a esperar tus reseñas!

    Responder
  6. Goizeder Lamariano
    Goizeder Lamariano Dice:

    Qué envidia de la sana!! Estos días me acuerdo muchísimo de Madrid me encantaba la Feria del Libro el primer año casi se me salen los ojos porque comparada con la de Pamplona… Muchos besos.

    Responder
  7. Narayani
    Narayani Dice:

    Yo he estado esta tarde pero no la he aprovechado tanto como tú. Eso sí, como soy de Madrid puedo volver otro día 😉

    Un beso!

    PD: Me encanta tu cara en la foto con César Pérez, jeje.

    Responder
  8. Juan Carlos
    Juan Carlos Dice:

    Una visita muy rentable: te firmaron los autores que querías, adquiriste los libros que querías, charlaste con quienes deseabas, tuviste alguna que otra sorpresa… ¡das envidia sana, Eva! ¿Lo sabías?
    Yo me acercaré una tarde de esta semana (quizás el jueves de Corpus) pero lo haré para adquirir un par de libros a los que tengo ganas, echar una ojeada por aquí y por alla, y si se tercia y veo a algún autor que me atraiga pedirle una firmita.
    Es una buena oportunidad para caminar entre hojas de libros y árboles por el Parque del Retiro.
    Un abrazo

    Responder
  9. Kayena
    Kayena Dice:

    Una crónica preciosa. Me alegro que te lo pasaras bien, la verdad es que la Feria es agotadora, pero son tantas satisfacciones las que da que el cansancio se queda en nada.

    Un beso.

    Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] ahora le toca el turno a las que adquirí en la Feria del LIbro de Madrid y que por supuesto me traje […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Participa y deja un comentario