, ,

Charlotte

Charlotte de David Foenkinos

Hoy le toca el turno a un autor que no había leído antes aunque me consta que muchos le conocéis por su novela La delicadeza. Yo tengo claro que, después de leer Charlotte, su última novela recién llegada a las librerías, no le voy a perder de vista.

En Charlotte, Foenkinos narra la vida de Charlotte Salomon, pintora alemana que fue asesinada en Auschwitz en 1943 cuando sólo contaba 26 años de edad y estaba embarazada.

Si terrible fue su muerte no menos lo fue su vida antes de la tragedia. Problemas mentales en la rama materna que desembocan en suicidios hacen que Charlotte se codee con la muerte desde niña y, quizás por eso, se convirtiera en una joven extraña, misteriosa y silenciosa.  Un día llevó a su médico sus dibujos y se los entregó diciendo: “Es toda mi vida”.

CharlotteEl autor se sintió fascinado por esa vida y fue tras sus pasos en este mundo de la pintora para escribir una novela en la que él mismo es un personaje, haciendo las veces de narrador omnisciente.

Lo primero que me llamó la atención de esta novela cuando abrí sus páginas fue la extraña forma de narración pareciendo, visualmente hablando, una obra poética. No supe cómo abordarla, la seguí ojeando y me di cuenta de que era una narrativa escrita de esta extraña forma. A medida que iba leyendo pensaba que esas frases cortas, que empiezan con mayúscula y terminan en punto y aparte no eran otra cosa que pinceladas de letras, de pensamientos, trazos obsesivos y cortos, dibujados con prisas, con la necesidad de que todo quede terminado, y que todo eso dotaba al texto de una velocidad que transmitía el estado anímico de la protagonista de la novela al lector.

Charlotte Salomon

Charlotte es una novela ligera y fácil de leer. Aprenderemos más, conoceremos a una pintora, que era totalmente desconocida para mí, y a una nueva víctima de esos asesinos nazis. Me ha llamado la atención lo poco que Foenkinos se para a describir el trayecto y la estancia en Auschwitz. Podría haberlo hecho, no me cabe duda, pero el autor no quiere darle el protagonismo a quien no lo tiene. Su novela no habla de nazismo sino de una mujer cuya vida, desde que estaba en la cuna, fue una tragedia.

Os animo a que la leáis. La forma en que está escrita y la historia en si misma merecen la pena.

Un auténtico placer el estreno que he tenido con David Foenkinos.

Charlotte Salomon


david-foenkinos David Foenkinos nació en París en 1974. Licenciado en Letras por la Universidad de la Sorbona, recibió también una sólida formación como músico de jazz. Entre sus novelas, acogidas con entusiasmo por los lectores y la crítica en todo el mundo, destacan El potencial erótico de mi mujer (Premio Roger-Nimier 2004), En caso de felicidad (2004), Los recuerdos (2011), Estoy mucho mejor (2013) y, sobre todo, La delicadeza (2009). Merecedora de diez galardones, entre ellos el de los Lectores de Le Télégramme, el An Avel o el 7ème Art, esta obra fue finalista de los premios literarios más prestigiosos en Francia, como el Goncourt, el Renaudot, el Médicis, el Fémina o el Interallié; fue publicada en más de treinta países y posteriormente fue llevada al cine por el propio autor y su hermano Stéphane. En 2010, Foenkinos, melómano y fan incondicional de John Lennon, decidió publicar esta singular biografía novelada en la que se propone dejar de lado al mito y retratar al hombre.

FICHA TÉCNICA
Portada Título Charlotte
Autor David Foenkinos
Editorial Alfaguara
Páginas 220
Año de edición 2015
Precio 17,90€ Rústica / 9,99€ eBook
ISBN 978-84-204-1926-8


Fuente de la imagen de David Foenkinos: alfaguara.com © Catherine Hélié Gallimard

9 comentarios
  1. Mª Ángeles
    Mª Ángeles Dice:

    Precisamente esta semana estoy con La Delicadeza, a éste también le tengo echado el ojo, así es que será próximamente cuando me haré con él y lo leeré.
    Un beso.

    Responder
  2. Juan Martín-Mora Haba
    Juan Martín-Mora Haba Dice:

    En ocasiones, es más interesante leer varios libros pequeños, pero grandes en contenido, que un gran ‘tocho’ que te hace perder la oportunidad y el tiempo.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Participa y deja un comentario