, , ,

El hijo del desierto

   El hijo del desierto narra la historia de Sejemjet quien fue encontrado en una cesta de mimbre flotando en el Nilo cual si fuera un Moisés cualquiera (aunque en la fecha de la novela Moisés aún no había nacido). Parece ser que era una práctica muy común en el Antiguo Egipto la de lanzar bebés no deseados al rio confiando en que llegaran a acabar entre las fauces de los cocodrilos o las bocazas de los hipopótamos.

Así Sejemjet logró salvarse, siendo un bebé, de los peligros del temible Nilo y envolviéndose de esta manera en un halo de misterio desde su nacimiento. Vivirá durante el reinado de Tutmosis III, un gran faraón caracterizado por su carácter belicoso y bajo cuyo mandato se expandirán las fronteras de Egipto hasta sitios donde nunca volvieron a estar.

Sejemjet es adoptado por un matrimonio que fallece siendo un niño y pasa a ser acogido por una especie de bruja o hechicera que lo cuidará como si fuera un hijo. Por una mala casualidad acaba en el ejército del faraón siendo muy joven y en la lucha se mostrará como un soldado aguerrido, bravo, oscuro, cruel y sin sentimientos. De esta manera llegará a ser conocido en la corte faraónica y temido o admirado por muchos. Leer más

, , ,

La ciénaga de los hipopótamos

Egipto, tras siglos de esplendor, se encuentra bajo el yugo de los hicsos. Sólo queda un reducto del antiguo pueblo en el sur del país. Pero este pequeño reducto no es rebelde, está sometido al orden establecido por el pueblo invasor. Al frente de este minúsculo Egipto se encuentra Sequenenra Tao, descendiente del último faraón. Irá soportando las humillaciones, una tras otra, agachando la cabeza hasta que llega un mandato del rey hicso en el que se le ordena que mate a los hipopótamos del rio para que no le molesten con el ruido que hacen por las noches. Estos animales, que son sagrados para el pueblo egipcio, serán la gota que colme el vaso. El principe de Wesset formará un pequeño ejército y, en auténtica minoría, se lanzará al ataque de los hicsos. Leer más

, , , ,

El alfabeto sagrado.

el-alfabeto-sagradoUna novela que me ha sorprendido desde su primera página, eso es lo primero que os quiero decir. Su autora vino a este blog y nos dejó un mensaje y unas direcciones, así fue como “El alfabeto sagrado” vino a mi primer IMM. Yo ni corta ni perezosa me fui a la librería a regalármelo con motivo de mi cumpleaños. Me congratulo de ello. Me ha divertido, me ha entretenido, me ha  hecho morderme las uñas, me ha obligado desear no ir a trabajar al día siguiente para que mi noche pudiera ser más larga (al final no he hecho novillos, que no es tan fácil ¿eh?).

La novela comienza con el robo de un cuenco de barro en el expoliado museo nacional de Irak en Bagdad, durante la mismísima incursión norteamericana hace unos años. Allí, un ladrón que se oculta tras las sombras de la noche, ve como un ladronzuelo tiene en sus manos el preciado botín que él persigue. Soluciona el problema. Con esto se abre una gran cadena de acontecimientos que arrastrará a los lectores en una trepidante carrera contrareloj. Leer más

, , ,

La reina libertad III. La espada resplandeciente.

800px-valley-of-the-kings-as-seen-from-the-river-nileEn la tercera y última parte, Ahotep sigue luchando contra los hicsos quien en el norte siguen reinando con una brutalidad que multiplicada por diez es superior a la que venían practicando. Mientras la reina ha reconquistado una gran parte del sur pero con uno de los precios más grandes que se pueda llegar a pagar: tras la muerte de su esposo en combate también pierde a su hijo mayor, que ha sido misteriosamente envenenado.

La reina vuelve a rehusar, una vez más, ser coronada faraón y prepara a su segundo hijo Ahmose para que tome el poder. Mientras tanto, los egipcios están listos para una batalla final, asedian la ciudad de Avaris que es la capital de los hicsos, porque ya nada puede pararles.

Después de cien años de ocupación y de millares de muertos, por fin Egipto va a renacer de sus cenizas gracias al coraje y a la determinación de una mujer. Sin la reina Ahotep el valle de los reyes no habría existido y nunca se habría dado el período de esplendor que fue el Imperio Nuevo, con grandes faraones como por ejemplo Ramsés II.

Como información fuera del libro, quiero añadir que la momia de esta reina fue hallada en 1858 en Tebas, una ciudad a la que nunca abandonó. En su esquela funeraria su hijos escribió:

“Alabad a la señora del país, a la soberana de las riberas de las regiones lejanas.
Cuyo nombre se alza sobre todos los países montañosos.
Que toma decisiones preocupándose por el pueblo,
esposa de rey, hermana de un soberano, vida, salud y fuerza!
Hija de rey, venerable madre de rey,
Que está al corriente de los asuntos, que unió a Egipto.
Reunió a los notables, de quien aseguró la cohesión;
Reunió a los fugitivos, reagrupó a los disidentes;
Pacificó el Alto Egipto, rechazó a los rebeldes;
La esposa del rey, Ahhotep, que vive”
, , ,

La reina Libertad II. La guerra de las coronas.

Barca votiva de Khamose

Barca votiva de Khamose

La segunda parte esta trilogía continua en un Egipto invadido por los hicsos y donde imponen sus reglas con una crueldad imaginable. Pero la reina Ahotep no ha cedido todavía y ha creado una base secreta no muy lejos de Tebas, la única ciudad que es independiente. En esa base prepara a los soldados para que liberen al país. En el primer ataque que efectúan Ahotep pierde a su marido pero ni con esas ella cede y ahora prepara auno de sus hijos, al mayor, Khamose para que ocupe el lugar de su padre y llegue a ser algún día faraón de Egipto. Trás un tiempo, Ahotep va de victoria en victoria y parece que los hicsos no se inmutan, de norte a sur Egipto se va haciendo más fuerte pero una duda asalta a la reina ¿será todo una trampa?

Este es el argumento de un libro donde por supuesto los egipcios son muy buenos y los hicsos son muy malos. Si algo tienen de bueno los libros de Christian Jacq a mi modo de ver es que puedes conocer muchas cosas rutinarias de este antiguo pueblo que quizás de otra manera no hubieras aprendido, pero la verdad es que cansa tanta trilogía y tanta pentalogía.

, , ,

La reina Libertad I. El imperio de las tinieblas.

Joyas, se supone, la reina Ahotep

Joyas, se supone, la reina Ahotep

Esta novela se centra en la época en la que Egipto ya no es lo que era. Un ejército de bárbaros  llegados de Asia y subidos en carros tirados por caballos (que los egipcios jamás habían visto con anterioridad) ha arribado a Egipto. Se les conoce como los Hicsos y han conseguido reducir a la esclavitud al país de los faraones.

Solamente queda una ciudad que aún no ha cedido, esta ciudad es Tebas, allí aún reina la viuda del ultimo faraón Teti la Pequeña, quien sabe  que los hombres no quieren enfrentarse a la crueldad de los hicsos, a las incesantes torturas y a las ejecuciones sumariales. Pero Teti, tiene una hija de dieciocho años Ahotep, a  la que insufla toda su fuerza. Ahotep, una joven valiente, bellay orgullosa, no tiene miedo a nada y ella enciende la llama de la resurrección de Egipto.

Esta es la primera parte de una trilogía escrita por Christian Jacq en 2002- ya sabemos de su afición por las sagas novelescas-, No está mal en lineas generales la trilogía, se puede leer y es interesante, además se centra en un personaje femenino de los que no aparecen demasiado en la historia delpaís de los faraones. Una mujer valiente a la que no se ha recordado como se debía.

Por último, perdonadme si los nombres no están bien porque lo leí en francés y no sé traducirlos. Gracias