Bailén

LB00044401Una vez más me dejo llevar por el sueño de algunas blogueras de leer los Episodios Nacionales y ya van cuatro. No me lo creo ni yo misma pero sí, parece que algún día podré decir que los he leído en su totalidad.
Gabriel Araceli, ha salido mal parado, pero con vida, del trágico 2 de mayo en Madrid, no así alguno de sus compañeros de fatigas. La búsqueda de Inés, su amada, le lleva hasta Bailén donde se enfrentará a los franceses pero hasta entonces tendrá que recorrer la parte centro de España, La Mancha de Don Quijote, “Así atravesamos la Mancha, triste y solitario país donde el sol está en su reino, y el hombre parece obra exclusiva del sonido el polvo…” “Es opinión general que la Mancha es la más fea y la menos pintoresca de todas las tierras conocidas…”

Realiza este periplo de viaje junto a nuevos personajes, Santorcaz, un hombre culto y aventurero que luchó junto a los franceses en alguna ocasión y ahora… Don Diego, el conde de Rumblar, perteneciente a una familia venida menos, un joven con una educación muy rígida que a la hora de la verdad se demuestra que ha sido más un corsé que una puerta abierta a la vida, y Marijuan, un joven como Gabriel.
Y por fin se enfrentará a los franceses pero eso os lo dejo vosotros, no seré yo la que os cuente esas batallas.
Es importante destacar el contraste de las tropas que el autor consigue trasmitir, el gran ejército francés a quien nadie le ha tosido en toda la vieja Europa y algo que aún no puede ser considerado un ejército. Hombres que luchan por una causa aunque esa causa sea defender el agua de un molino. Pérez Galdós pierde el sentido del humor que le venía caracterizando para volverse más dramático. Galdós hace de la historia una novela.
Nuevamente encontramos en Bailén un clásico de la literatura española. Un libro que habría que leer para aprender un poco de historia. Historia que nos cuenta cómo los españoles desacompasados y descabezados plantan cara a un ejército muy marcial que estaba arrasando el continente. Diría que es una gran novela si no fuera por la triste descripción que hace de La Mancha, mi Mancha. Una región que él hunde en la miseria y que salvando la distancia de los años hoy puedo decir que La Mancha no es triste ni solitaria y si es pintoresca, mucho.

SONY DSC


Si deseas recibir cómodamente más artículos como este puedes suscribirte por correo electrónico pinchando aquí

o también puedes seguirme a través de Bloglovin':
Sígueme en Bloglovin


11 pensamientos en “Bailén”

  1. Curiosamente me encuentro leyendo a ratos entre otras muchas lecturasl os Episodios Nacionales de Galdos, estoy atorado en Gerona, un poco dificil despues de leer Zaragoza, que parece una repeticion de esta, y solo utiliza diferentes personajes, abandondo a nestro heroe y narrador Gabriel, por lo que encuentro Gerona un poco dificil, estoy tentado de abandonar Gerona y pasarme a Cadiz! 🙂

  2. Eva:
    me alegro al ir leyendo las reseñas de los que participamos en la lectura conjunta, que el veredicto es unánime: una gran novela que merece ser leída y releída. ¡Que manera tan divertida de aprender historia!
    un beso,
    Ale.

  3. Pues sí, Eva, casi sin darnos cuentas ya tenemos en mente la quinta entrega de los Episodios Nacionales. ¡Lo conseguiremos! En cuanto a lo que comentas de “Bailén”, creo que uno de sus principales logros es precisamente el contraste entre las filas napoleónicas y las tropas nacionales. Pero la historia —y la Historia— nos demuestra siempre aquello de “torres más altas han caído”. Ya tengo ganas de volver con Gabriel e Inesilla a la capital. ¡Un abrazo!

  4. Pues sí, precisamente Eva, lo que bien señalas: quer Bailén es un clásico de la literatura, y me atrevería a apuntar que también una magnífica novela histórica cuando todavía no se hablaba de ese género literario como tal. Bss.

  5. Bueno, mujer piensa que también dice que “La grandeza del pensamiento de D. Quijote no se comprende sino en la grandeza de la Mancha.”

    Como ves, intento reconciliar a Galdós con la humanidad entera 😀

    Sí, tienes razón, Bailén es la Historia hecha novela, y además una novela apasionante. Y a mí también me ha llamado la atención ese ejército de andar por casa, que se enfrenta con las tropas imperiales.

    A mí no me parece que pierda el sentido del humor, excepto – eso sí – en los capítulos dedicados a la batalla en sí, que hay que reconocer que no da para mucha risa, pero los encuentros entre Malespina y el diplomático, o los comentarios del mayorazguito, no tienen desperdicio.

  6. Es una de las cosas que más me gustan de estos episodios que estamos leyendo. Como aprendo de nuestra historia, pero de forma entretenida sintiendo que me lo cuenta uno de sus protagonistas.
    Hasta el próximo episodio.
    Un saludo.

  7. Cada vez que leo una entrada sobre los Episodios Nacionales me digo a mí misma que me tengo que poner con esta lectura ya. Pero es que no hay manera…Besos

Participa y deja un comentario