¿Qué hacéis con vuestros libros?

Tras leer Charing Cross Road y ver las costumbres de las personas con sus libros, me ha entrado a mí la curiosidad por saber qué hacéis vosotros con los vuestros.
Por mi parte, Puedo decir, que mis manías o costumbres son las que siguen:
– Mis libros siempre son en propiedad. No suelo pedir prestado un libro nunca, tampoco me gusta que me los dejen. Tengo demasiado donde elegir como para encima tener que añadir a la lista los prestados. No voy a la biblioteca pública porque me gusta que los libros sean míos, poder tocarlos, dormir con ellos cuando inevitablemente se me caen los párpados en la cama, no me gusta tener que devolver lo que durante un tiempo ha sido mío.

– No suelo escribir en ellos, pensamientos e ideas que me sugieren las lecturas suelen ser apuntados en mi libreta roja. Sí suelo subrayar, eso sí que me gusta. Las frases que me han hecho pensar, que me han emocionado o que simplemente me han gustado suelen estar señaladas en mis libros.

– Cada vez que adquiero un libro, lo primero que hago con él es subirlo a mi galería de Anobii, aunque debo confesar que aún me quedan muchos de los antiguos sin subir. Espero que este verano me dé tiempo a ello. Después de hacer esto le pongo la marca de mi exlibris para que no se acabe perdiendo en el mundo de los aprovechados. Tras esto van a ocupar su lugar en mi biblioteca esperando que les llegue el momento.

– No doblo los picos de las hojas… ¡nunca!, para eso tengo mis numerosos marcapáginas que consigo en las librerías, aquellos que me dio nuestra amiga Carmen o los que me hago yo misma con mis “grandes” ideas o con las ideas de Elwen o Isi.

– Cuando los he leído, les escribo en la primera página el día en que los acabé.

– Nunca tiro un libro, me haya gustado o no permanecerá en mi biblioteca.

– Nunca les busco una segunda utilidad. A saber, utilizar sus hojas para envolver o utilizar el ejemplar para que hagan de alza en algún mueble que cojee. Los libros son libros.

– No me gusta que me pidan libros. Cuando me los piden les meto dentro un marcapáginas ” o avisador”que el bibliófilo enmascarado fue tan amable de enviarme. Dicen que existen dos clases de tontos – sin faltar– los que prestan libros y los que los piden y luego no los devuelven. Yo pertenezco al primer grupo. Por eso no me gusta que me pidan libros, he tenido malas experiencias en el pasado y no habrá cosa que peor lleve que prestar un libro y que luego no me lo devuelvan, además soy tan gansa que me da vergüenza pedirlos.

¿Cuáles son vuestras costumbres con los libros? ¿Qué hacéis con ellos? ¿Los prestáis? ¿Los pedís? Contadnos vuestra opinión y sabremos más sobre vosotros.

32 comentarios
  1. José
    José Dice:

    Pues sí, a mi también me gusta que sean de mi “propiedad”…pero en formato pdf y bajados gratis, debido a los altos costos de la literatura hoy en día. Eso sí, cuando un libro realmente me gusta lo consigo en formato físico.

    Responder
  2. Rosa María Ch.
    Rosa María Ch. Dice:

    He entrado para saber los libros que más se leen, y me he encontrado con una persona que piensa como yo, con la salvedad, de que no dispongo de sitio para guardarlos y aunque me dá mucha pena deshacerme de ellos, querría saber si hay una ONG que los necesitara, soy de Córdoba y no dispongo de vehículo. Si alguien de este sitio, lee mi correo, me gustaría que se pusiera en contacto conmigo, mediante mi web.

    Responder
  3. xavier
    xavier Dice:

    mias manías:
    como tú, los libros que me he leído, tienen que estar en mi propiedad! No me gusta que me los dejen, bibliotecas, etc… Los que me he leído, en mi estante están.

    La tapa tiene que ser blanda, el numero de páginas me da igual, pero no me gusta la tapa dura, tiene que ser blanda.

    Los ordeno en el estante por orden de los que me han gustado mas a menos.

    Me gusta tener la ultima edición de todos los libros que me he leído, eso es muy poco posible, pero antes de leer o comprar un libro, intento que sea su ultima edición, aunque vayan a sacar mas ediciones, me gusta tener la edición del día que me lo leí. Si cambia de edición no pasa nada, pero si la tapa es diferente o diferente color o así ya me molesta.

    Soy un lector muy maniático, pero me cumples estas normas y soy feliz 🙂

    Responder
  4. Carmen
    Carmen Dice:

    Pues coincidimos en casi todas la manías excepto en dos: yo no anoto el día en que que lo acabo, ni los subo a Anobii. En todo lo demás coincidimos. Y añado otra: nada más llegar a casa con mi nueva adquisición le pongo mi exlibris. Yo soy de libros, me estoy resistiendo a los ebooks, y la falta de espacio en las estanterías de toda la casa empieza a hacerse preocupante…
    Saludos,

    Responder
    • Eva (Admin)
      Eva (Admin) Dice:

      Muchas gracias a todos/as por la acogida de est post. Hemos puesto en común muchas de las manías o costumbres que tenemos los lectores y lo que es peor, yo al menos, he aprendido otras muchas cosas y encima ahora he empezado a ponerlas la fecha en que comienzo a leerlos, jajajaja.

      Responder
  5. Juanma
    Juanma Dice:

    Antes compraba muchos libros; pero los que vivimos en pisos tenemos poco espacio para guardarlos, así es que hace tiempo que decidí hacer mayor uso de la Biblioteca Pública, ocasionalmente compro alguno, otros me regalan y otros me prestan amigas/os de mucha confianza (y siempre devuelvo).
    No me importa prestar mis libros, todo lo contrario: me gusta que sean aprovechados y disfrutados; pero sí que me gusta hacerlo a personas a las que aprecio y sé que me los van a devolver.
    Un beso.
    Juanma.

    Responder
  6. Ale
    Ale Dice:

    ¡me ha encantado esta entrada! porque me deja conocerlos a todos ustedes un poquito más.
    Yo tengo mis libros en propiedad, jamás visito la biblioteca ni idea tengo de que tan surtida puedan estar las de mi ciudad.
    Cuando he tenido problemas de espacio (ya me sucedió dos veces) saqué cajas de libros y las llevaba conmigo a donde daba clases de yoga para que mis alumnos tomaran los que les interesaran, y después regalé el resto a una biblioteca. Sólamente me quedé con aquellos que habían sido muy significativos para mí y/o estaba segura que sería difícil volver a conseguir.
    Nunca me quedo con un libro que no me ha gustado. No es frecuente esto, pero si no me gustó ¡a la calle!
    No doblo sus hojas, ni escribo en ellos, pero si subrayo lo que me ha llamado la atención.
    Los presto, a veces con terribles consecuencias, pero pienso que un libro es más útil cuando está circulando que cuando está en el librero.
    Aquellos que son muy especiales, tienen mi exlibris porque no pienso perderlos de vista nunca jajaja
    un beso,
    Ale.

    Responder
  7. Leticia
    Leticia Dice:

    A mi me gusta que me presten libros, pero por mala experiencia no me gusta prestar los libros. Me pasó que presté libros, y no los vi más… 🙁 Y por esta misma razón, cuando me prestan los devuelvo rápido.
    Cuando los leo, tengo la mala costumbre de marcarlos, doblando la hoja….Si es que son mios, y si es de algún amigo, no…Y otras veces me memorizo el número de página.
    No me gusta escribirlos, ni subrayarlos. Me gusta dejarlos como los compré.
    No me gusta regalarlos, los tengo en mi casa…. apilados, y en bolsas. Siempre pensando en hacerme mi biblioteca en mi nueva casa.
    Era de ir mucho a la biblioteca, y llevarme de a tres libros por semana, ya ni recuerdo la cantidad que lei, pero fueron varios años. Y me gustaba leerlos rapido, para llevarme otros tres.
    Si puedo, me gusta que me los firme el autor. Eso si es de ser pesada.
    Un besazo!!!!

    Responder
  8. Pilu
    Pilu Dice:

    Vaya, veo que soy bastante atípica. Casi no tengo ningún libro. Todos los que leo, como selecciono mucho, son de la biblioteca o me los prestan. Me prestan mucho de librerías amigas con las que colaboro dando mi opinión de las novedades. Nunca escribo en ellos, lógicamente, y los leo forrados para devolverlos impecables.
    También colaboro en la formación de bibliotecas sociales, aconsejando libros que adquirir. Con lo que, no tengo libros, pero “tengo” bibliotecas. En éstas lógicamente se pierden algunos, pero yo creo que los libros han de ester en continuo movimiento. Me dan pena los que están quietos en estantes. ¡Los libros son una riqueza que debe llegar a cuantos más lectores mepor!

    Responder
  9. Lahierbaroja
    Lahierbaroja Dice:

    Pues como muchos de vosotros, tengo mis libros y me encantaría tener más… pero de momento mi economía no está para permitirme el lujo de comprar 3 o 4 libros al mes.

    Procuro no prestarlos: a la gente que se los dejo suelen ser amigos cercanos o familiares. Sólo mi círculo. No he tenido ninguna mala experiencia pero dudo que la gente los vaya a tratar como yo lo hago. En cuanto a pedir prestado, antes no lo hacía (aunque sí que los sacaba de la biblioteca, ahora voy comprando más) pero ahora he encontrado bastante gente con gustos comunes que me va prestando libros.

    No tengo ex libris, pero estoy pensando en hacerme uno. No subrayo, no apunto con lápiz o boli y no doblo las páginas.

    Los subo a anobii. De momento no he “reutilizado”, pero me estoy planteando revender algunos que no me gustaron.

    Sobre lo del “avisador”, lo tengo puesto en una de las baldas de mi biblioteca. Me lo dieron en la Feria del Libro de Madrid.

    Responder
  10. Tere de la Fuente
    Tere de la Fuente Dice:

    Mi intención es hacerme con una buena biblioteca y tener muchos libros en mi casa , lo peor es cuando hay que quitarles el polvo, por eso me gusta comprar libros. Eso no es imcompatible con las visitas a la biblioteca municipal y sacar alguno de vez en cuando. Presto sólo a gente de confianza y me he puesto roja al pedir algún libro pero no me daba la gana perderlo. También pido que me dejen a gente de confianza y en cuanto lo termino lo devuelvo y si me ha gustado mucho seguro que lo acabo comprando.
    Regalar libros sólo lo hago a personas que conozco bien.
    No apunto nada en ellos, sí doblo algunas hojas con frases o ideas interesantes.
    Comprar marcapáginas de museos es un gustazo. Los últimos, cuatro de mi visita el domingo al Prado en Madrid para ver las obras de Turner.

    Responder
  11. Toronaga
    Toronaga Dice:

    Tengo casi las mismas manias que vosotros y una más: forrarlos nada más comprarlos, hay portadas que me gustan tanto o más que el libro en sí, y no me gustan que pierdan nada del color que tienen. En fín, una mania.

    Responder
  12. Carmen
    Carmen Dice:

    Me gusta comprar libros,aunque no tengo problemas para leer los que me prestan, ni con prestarlos, siempre que me los devuelvan. Yo sí escribo en ellos, subrayo, anoto cosas que me sugieren porque me parece que así pongo en ellos algo de mí.Los leo y algunos los releo, tambien los firmoy anoto la fecha en que los compro o me los regalo. Tengo libros comprados, heredados, regalados encontrados e incluso alguno rmangado.

    Responder
  13. Marina García
    Marina García Dice:

    ¡Hola! Bueno como tú JAMÁS doblo la esquina de un libro siempre uso separadores. Marco con pequeños post it las páginas que contienen frases que me han gustado. Siempre apunto mi nombre, mi edad, la fecha y el precio (en caso de que sea regalo quién me lo regaló). Ahora mismo mi “sueño pequeñito” es que mis padres conviertan el salón en una gran librería de Ikea jeje, porque no tengo sitio donde ponerlos el cupo está completo (la estantería de mi cuarto está a rebosar). Me da igual si son prestados o no aunque prefiero que sean míos. Mi abuela dice que tengo cada obra como recién salida de la librería vamos, nueva, nueva. Tengo que ponerme al día en Anobii y en el blog que ya llevo reseñas atrasadas.
    Me gustó el post 😉 Cuídate ¡Besos!

    Posdata: Creo que la pintura del hombre subido en la escalera buscando libros se llama El Devorador de Libros jeje.

    Responder
  14. Bookworm
    Bookworm Dice:

    Casi podría plagiar casi todas las cosas que haces tu. Mis libros también son en propiedad, aunque me espanten y me cuesta leer libros prestados, es raro que yo le pida un libro a alguien, pero si me los prestan intento devolverlos cuanto antes.
    Jamás escribo en un libro, como no sea para marcarlos con mi ex-libris y otro sello en el que consta el número que le adjudico, la fecha de compra, el importe y un espacio para escribir cuándo lo terminé. Yo en Anobii metí todos los que tenía anotados como leídos desde el año 97, pero me falta por meter los que no tengo anotados pero también están leídos. Lo nuevos los voy subiendo a medida que los termino.
    Tampoco doblo las hojas de los libros, tengo tropecientos marcapáginas para marcar dónde voy leyendo o en su defecto me sirve cualquier otra cosa, desde una carta de juguete de mi hijo o la bolsita de un azucarillo, pero doblar ¡JAMAS!
    Y tampoco me emociona que me pidan libros, pero no puedo evitar prestarlos sobre todo cuando los libros me han encantado y eso que yo también he tenido malas experiencias. En una ocasión me devolvieron un libro que se había mojado en la playa. Imagínate cómo estaba, encima era una edición de bolsillo. Excuso decir que no le he vuelto a prestar libros a la misma persona. Además me repatea que alguien tarde más de un año y medio en devolverme un libro y con toda la jeta me pida otro. La última vez que me ocurrió fui a la librería y le compré el libro que me pedía en edición de bolsillo. Me gasté 9€ pero mi ejemplar está intacto en la estantería, porque como tú, a mí me da vergüenza pedir que me devuelvan mi propio libro.
    Un saludo

    Responder
  15. @scen
    @scen Dice:

    Comparto con todos vosotros muchas manías (normal, pertenecemos a la misma “tribu urbana”), pero también como vosotros, tengo algunas propias o un poco diferenciadas.
    Estas son mis manías:
    Me gusta TENER libros, por eso no me gustan que me los presten. Si me prestan un libro y me gusta mucho, luego tengo que comprarlo (se dio el caso de una vez que una amiga me dejó cinco libros para un verano y luego tuve que comprar los cinco; cierto que eran muy buenos libros, claro). No tengo ningún problema en comprar libros viejos o de segunda mano, sólo quiero que sean míos. Tengo muy pocos vicios y me puedo permitir este.
    NUNCA escribo en los libros, ni siquiera subrayo, ni aunque sean de texto. Ni los doblo para marcarlos.
    No PRESTO libros si puedo evitarlo. Sólo lo hago -y excepcionalmente- con aquellas personas que son de fiar y a las que puedo ir a su casa a recuperarlo en caso de necesidad. Prefiero regalarlos. Es duro desprenderse de ellos, pero una vez que te haces a la idea de que no son tuyos ya no sufres tanto.
    No los subo a Anobii por el trabajo que conlleva, si no sí que lo haría: Me encanta presentar mis libros a todo el mundo. Los he registrado en una base de datos propia y eso me ha llevado demasiado trabajo.
    Los marco con un EX-LIBRIS y como mucho pongo la fecha en que los compré.
    Me gusta guardar cosas entre sus páginas: tiquets, pétalos… lo que sea. Cuando vuelvo a abrirlos me encanta encontrar aquello que escondí entre sus páginas.
    Al leerlos nunca los ABRO en un ángulo superior a 100 o 120º, pues no me gusta que se desencuadernen o que cojan vicio sus páginas. Tengo algunos que parecen que no han sido leídos. 😀

    Y muchas manías más que sería muy largo de contar. Os las cuento a vosotros porque pienso que me comprenderéis y no os reíreis de ellas. A los no-lectores les pueden parecer ridículas.

    Un biblio-saludo a tod@s.

    Responder
  16. Javier
    Javier Dice:

    Mi problema es que me gusta conservarlos y soy del papel, el ebook me parece que pierde el encanto.
    Esto acarrea el problema del espacio y mi mujer es de la misma opinión… Necesito una casa en el campo

    Un saludo

    Responder
  17. Isi
    Isi Dice:

    Bueno, pues yo casi no tengo libros propios: me los dejan y los saco de la biblio. Sólo los presto a gente que me los presta, por cierto.
    Tampoco doblo páginas.
    Sí subrayo, pero no escribo, como tú.
    Apunto la fecha en la que los he recibido/comprado.
    Y me he registrado en Anobii hace muy pocos días!! jaja estoy subiendo los libros que tengo, me lo paso pipa!

    Responder
  18. Narayani
    Narayani Dice:

    Por lo general no dejo que me presten muchos libros pero sobre todo cuando te los dan diciendo: “toma, leete este libro que te va a gustar”. Hace poco me dejaron uno así y me gustó (además era cortito) pero muchas veces quieren dejarme libros que no me llaman nada la atención y no sé por dónde salir para no aceptarlo.

    Me gusta mucho dejar los libros, eso sí, me hierve la sangre cuando no los cuidan. En alguna ocasión, sin embargo me han devuelto algún libro un poco manchado o con alguna esquina doblada (sin querer) y no me importa demasiado. Para mí es parte de la historia del libro 🙂

    Responder
  19. Goizeder Lamariano Martín
    Goizeder Lamariano Martín Dice:

    Esto de los libros es todo un mundo y los lectores somos unos maniáticos y tenemos muchos rituales propios. En mi caso nunca subrayo ni escribo en las páginas, tampoco los forro ni escribo fecha de compra o lectura ni nombre y no tengo exlibris. Eso sí, cuando me regalan libros, la persona que me lo ha regalado me lo tiene que dedicar, es algo que me encanta. Nunca doblo las esquinas de las páginas, uso marcapáginas. Compro libros, pero por falta de espacio y para ahorrar me encanta cogerlos de la biblioteca, participar en bookcrossing, que me los presten familiares, amigos, blogeros y prestárselos a ellos. Nunca he tenido una mala experiencia en este sentido e incluso participo desde hace casi dos años en un intercambio de libros de un foro de literatura. Me parece algo enriquecedor. Para mí los libros son algo para compartir. Nunca tiro un libro, lo dejo en la biblioteca o se lo regalo a alguien aunque casi siempre lo guardo en casa. Tampoco les he dado nunca una segunda utilidad. Un saludo.

    Cuéntate la vida http://cuentatelavida.blogspot.com

    Responder
  20. Loquemeahorro
    Loquemeahorro Dice:

    Yo antes quería conservar todos mis libros, pero ahora (sobre todo por un problema de espacio) creo firmemente en libertarlos una vez se han leído, en una especie de book-crossing casero, o cómo quieras llamarlo.

    Vamos, que salvo excepciones, la mayoría de los libros estoy deseando regalarlos a otro ser humano, o a la biblioteca, o hacerles el abono-transportes y que sea feliz por ahí buscando amiguitos nuevos.

    Eso sí, a cambio soy usuaria de la biblioteca y pido libros también. Ah, y compradora compulsiva, sobre todo de gangas y “segundas manos”.

    Jamás doblaría las esquinas de un libro, ni los pinto ni nada por el estilo (solo hacía anotaciones en lápiz en libros que me habían mandado comentar en clase) y eso de tirar uno me cuesta muchísimo, solo si es en defensa propia como que esté en muy mal estado o que resulte infectado de rabia y me ataque por sorpresa (pasa más de lo que uno se piensa)
    🙂

    Responder
  21. carmina
    carmina Dice:

    Pues yo tenia muchas manias con los libros que ahora he tenido que ir quitandome, porque, pues es logico me quede en el paro y los libros dejaron de ser una prioridad, tengo dos hijos y a ellos dedico mi economía, en estos momentos en precario. Me gustaba que fueran mios, no solia pedirlos prestados, mas bien me los metian en las manos, y no solia prestar, ahora lo hago pero a gente de confianza, alguno se ha perdido y otros me los han devuelto para llorar, àhora se los presto a mi madre a mi herman pequeña y a mi prima pero vuelven impecables, ademas no me da verguenza pedirselos y llevo el control en una base de datos. una que esta escarmentada. En cuanto a rallarlos no me gusta como mucho entrecomillo aquellas frases que me han gustado y al final del libro tengo una lista con las paginas donde puedo encontrarlas. De momento no me deshago de los libros, pero habrá que ir pensando en hacer algo con ellos, porque somos mucha gente acumulando en casa, practicamente todos menos mi marido. Eso si no les doy otro uso y si saco un libro estropeado de la biblioteca, o me lo prestan, le hago un trabajo de restauracion que lo devuelvo como nuevo, no me gusta verlos deteriorados. Pocas veces doblo las esquinas, solo cuando por fuerza mayor no tengo ningun lapiz, o marcapaginas al lado, el lapiz por supuesto para entrecomillar. De mo momento no tego e-book por lo que cuando salgo de viaje siempre cargo con dos o tres ejemplares, que por supuesto intento no deteriorar. En fin manias tenemos muchas las lectores, pero yo de algunas por el momento he tenido que prescindir, ya llegaran tiempos mejores

    Responder
  22. sonia
    sonia Dice:

    pues coincidimos en muchos puntos:

    1. Me encanta que sean míos!
    2. Odio prestarlos, solo se los dejo a mi madre porque tengo mucha confianza para pedírselos y a mi marido (que vive conmigo 😉 ), me pasa igual que a tí y he dejado muchos que jamás me han devuelto, otros ni los he dejado, directamente me los han cogido de la biblioteca sin pedírmelos y eso si que me saca de quicio!!!!
    3. Ni se me ocurre doblar la esquinita, ni escribir en ellos.
    4. Me encanta olerlos, tocarlos y verlos y aunque tengo lector de ebook, solo lo utilizo cuando salgo, ya que puedo llevar miles de libros sin cargarlos en maletas..

    Besos!

    Responder
  23. Elwen
    Elwen Dice:

    Pues yo sí que he empezado a prestar mis libros en los últimos meses pero a otros bloggers que saben que deben ser devueltos inmaculados.

    No subrayo mis libros prefiero ponerles post-its chiquitines porque así encuentro más rápido las frases que me han gustado.

    Yo también meto los libros en aNobii según llegan a casa, uso (por supuesto) marcapáginas y me gustaría ponerle un exlibris pero no tengo.

    Yo sí me quito libros de casa, ya sea vendiéndolos de segunda mano, llevándolos a la biblioteca pública o en el peor y más extremo de los casos tirándolos porque están que se caen a cachos. Uno tiene que buscar modos de controlar esta plaga llamada libros porque cualquier día me sacan ellos a mí de casa.

    Responder
  24. Luisa
    Luisa Dice:

    La mayoría de mis libros son en propiedad, aunque alguna que otra vez me traigo de la biblioteca algún libro cuando no estoy convencida de comprarlo, y alguno me presta mi hermana mayor, tan aficionada a la lectura como yo y que es casi la única a la que se los presto, pues sé que van a estar bien cuidados. He tenido alguna mala experiencia con el préstamo de libros, alguno no ha vuelto a casa y en alguna ocasión han vuelto en mal estado.
    Yo tampoco escribo ni subrayo los libros, ni por supuesto doblo sus páginas, para eso tengo una buena colección de marcapáginas!
    Suelo escribir en la primera página el día que lo compré, y tengo muchas ganas de hacerme con mi propio ex-libris.
    Saludos.

    Responder
    • Eva (Admin)
      Eva (Admin) Dice:

      Luisa, mi ex libris lo compré por internet y la verdad es que me alegro de haberlo tenido. Si te interesa la dirección web mándame un email y te la mando. El servicio fue magnífico.

      Responder
  25. Enheduanna
    Enheduanna Dice:

    Mis libros, generalmente, son en propiedad. Compro algunos, bastantes son regalos. Jamás escribo en ellos (solo lo hice en uno y era porque tenía que hacer un trabajo sobre él). Presto libros solo a gente de gran confianza (dos personas vamos), y también ellos me prestan a mi. Sé que en sus manos están igual de bien que en las mías, y me los devuelven sin recordárselo.
    Las frases que me gustan las apunto en una libreta, aunque no suelo apuntar demasiadas. Mucho tienen que impresionarme para que lo haga.
    No doblo las hojas, ni escribo en ellas. Uso marcapáginas y un forro de tela para cubrir las tapas mientras los leo.

    Responder
  26. Vero
    Vero Dice:

    Pues tenemos muchas manías en común 🙂 La de no prestar, la de subirlos a anobii, la de no tirarlos te gusten o no, subrayar… pero yo sí que doblo las páginas cuando encuentro citas que me han gustado.

    Besos,

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Participa y deja un comentario